22/05/2024
01:35 AM

'Encantada de conocerte'

Acaba de nacer y puede que ya te parezca lo más bonito del mundo. Pero tampoco te extrañes si le ves “raro” o si tiene reacciones que te parecen anómalas. Ten paciencia, tienes que conocerle y acostumbrarte a él.

Te tranquilizará escuchar frases entre otras mamas como:“Si vieras a éste cuando nació... arrugadito, todo rojo ¡y con la cabeza de pepino.” “La mía tenía pelitos en la espalda.” “A mí lo que me preocupaba era su forma de respirar y que se sobresaltase cuando dormía.”

    Acaba de nacer y puede que ya te parezca lo más bonito del mundo. Pero tampoco te extrañes si le ves “raro” o si tiene reacciones que te parecen anómalas. Ten paciencia, tienes que conocerle y acostumbrarte a él.

    Te tranquilizará escuchar frases entre otras mamas como:“Si vieras a éste cuando nació... arrugadito, todo rojo ¡y con la cabeza de pepino.” “La mía tenía pelitos en la espalda.” “A mí lo que me preocupaba era su forma de respirar y que se sobresaltase cuando dormía.”
    Si a ti te preocupan cosas parecidas, comenta tus dudas al pediatra, pero no te alarmes sin motivo. Si tu hijo tiene algún problema, el pediatra te irá ayudando para seguir las pautas de sus cuidados. Y si te aseguran que todo está bien, creételo y despreocúpate.

    “RAREZAS” DE SU ASPECTO

    Cara y párpados hinchados. Es por los esfuerzos realizados al atravesar el canal del parto. En unas horas la hinchazón remitirá.

    Orejas blandas o arrugadas. El cartílago, que es inmaduro, se endurecerá en las siguientes semanas y sus orejas serán más estéticas.

    Pezones inflamados. Se debe a las hormonas maternas que aún circulan por su cuerpo y puede ocurrir en niños o en niñas. Si secretan leche no pasa nada, pero no debes exprimirlos. Desaparecen las primeras semanas.

    Genitales de niños. La bolsa escrotal (contiene los testículos) puede estar inflamada por una acumulación de líquido, es normal hasta los 3-6 meses.

    Genitales de niñas. Los labios mayores pueden estar inflamados por las hormonas maternas. En las niñas prematuras, a veces los labios mayores no cubren los menores, pero se soluciona solo. Por las hormonas de la madre, ellas pueden tener una pequeña menstruación, al descender los estrógenos.

    Ojos. Puede que uno (o los dos) tenga la parte blanca teñida de rojo. Es una hemorragia subconjuntival debida al parto que desaparecerá.

    Paladar. Puede tener unos puntitos blancos en él. Se llaman «perlas de Epstein» y desaparecen en unas semanas.
    Ampollita en el labio. Puede nacer con ella o salirle en los primeros días, en el centro del labio superior. Es un «callo de succión» y es normal, son ampollas de succión en dedos, manos o brazos.

    SUS REACCIONES

    Respiración irregular
    Es una de las cosas que más inquietan, por temor al síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Ten en cuenta que el patrón respiratorio del recién nacido es irregular: a veces agitado y otras calmado (siempre más rápido que el adulto). Incluso puede tener breves paradas respiratorias, de 5-10 segundos, que son normales. En cuanto al SMSL, es un riesgo al que sólo están expuestos algunos bebés, las medidas aconsejadas son acostar al pequeño en su cuna siempre boca arriba, sin abrigarle en exceso y sin mantas que puedan cubrirle la cabeza.

    También te sorprenderá...

    Llora sin lágrimas. Es normal durante los primeros días y no significa que el bebé tenga los lagrimales obstruidos.

    Le tiembla la barbilla. Se debe a la inmadurez de su sistema nervioso. También pueden temblarle brazos y piernas, sobre todo al llorar.

    Se asusta con los ruidos. Al oír un portazo o un pitazo, da un respingo.

    Regurgita. Es normal que expulse un poco de leche tras la toma (no que vomite).
    Bizquea. A veces no alinea los ojos al mirar porque no controla los músculos oculares (hasta los 3 meses).