Ciudad de México.

La ruptura de Shakira y Gerard Piqué continúa siendo tendencia, pues según apuntan diferentes medios de comunicación se avecina una batalla legal por la custodia de sus hijos Milan y Sasha y, de salir vencedora, se dice que la cantante no dudaría en abandonar Barcelona e instalarse a Miami, una ciudad a la que llevaba años queriendo mudarse para relanzar su carrera en Estados Unidos.

Su relación con el futbolista hizo que lo dejara todo por amor y se instaló en España para formar una familia con él, pero tras su ruptura Shakira estaría pensando en dejar dicho país, donde además debe enfrentar sus problemas con Hacienda, con quien tiene un juicio por fraude fiscal pendiente tras pagar 14.5 millones de euros.

Enfocada en sus hijos y aparentemente tranquila, la cantante se dejó ver con normalidad estos días sin confirmar ni desmentir nada de lo que se está especulando.

Este miércoles, después de ayudar a su padre en su rehabilitación cognitiva tras la grave caída que sufrió el pasado 28 de mayo - y en la que se golpeó en la cabeza - como ella misma ha compartido a través de sus redes sociales, Shakira acompañaba a su hijo Sasha a clases de kárate.

La colombiana intenta no perderse ni un solo momento de la vida de sus pequeños y, a pesar del revuelo mediático que se forma cada vez que sale de su casa, no renuncia a tareas tan sencillas como llevar a su hijo a sus actividades extraescolares.

Con el pelo suelto, una camiseta y unas enormes gafas de sol, fue captada la artista mientras salía de la escuela de kárate de su hijo tranquila y respondiendo con una ligera sonrisa a los rumores sobre su mudanza a Miami, la cantante ha preferido no dar declaración alguna.

Con información de Europa Press.