California, Estados Unidos.

Antonio Banderas y Melanie Griffith han puesto punto y final a sus 18 años de matrimonio al firmar los papeles del divorcio, justo un año después de que ambos comunicaran su intención de no seguir juntos. De acuerdo al portal TMZ, los documentos ha yan sido firmados por ambos y solo falta la rúbrica de un juez para finalizar el trámite.

Es una acción legal que ratifica la separación de una de las parejas más sólidas de Hollywood en las últimas décadas y la confirmación de que no había marcha atrás para ninguno de los dos. Hacía tiempo que el malagueño había dado muestras inequívocas de su alejamiento, dejándose ver con otras mujeres en festivales de cine.

Poco después de que se hiciera oficial la separación, se supo que tenía una relación estable con la holandesa Nicole Kimpel, de 34 años, con la que se presentó hace dos días en los premios Platino del cine iberoamericano.

Griffith, por su parte, se limitó a cubrirse el tatuaje que lució durante años declarando su amor por Banderas, y a irse de vacaciones con su hija, Dakota Johnson, protagonista de la adaptación cinematográfica de 'Cincuenta sombras de Grey'.

Sobre su otra hija, Stella del Carmen, fruto de su relación con Banderas, dijo querer su custodia tras la separación, un asunto que ha quedado legalmente resuelto después de que la joven cumpliera 18 años el pasado mes de septiembre.

Queda por dilucidar el reparto de propiedades y las respectivas fortunas de acuerdo a las leyes de California, que imponen un reparto equitativo entre las partes cuando se llevan casados al menos 10 años. Aunque no se han filtrado detalles específicos, se sabe que el pasado mes de junio lograron vender su residencia de Hancock Park por casi 16 millones de dólares, un salto considerable de los 4,2 millones que pagaron en 1999. Según publicó elmundo.es.