Ciudad de México.

Will Smith abrirá por completo su corazón en la serie documental, Best Shape of My Life, donde además de bajar de peso, se enfrentará a varios demonios internos, como a las tendencias suicidas que tuvo en el pasado y su relación con los trastornos mentales.

La estrella de Hombres de Negro, Yo, Robot y Aladdin, lanzó este fin de semana el primer trailer de la miniserie original de YouTube, que tendrá seis episodios, y en donde se enfocará en mejorar su condición física. La producción estrenará este 8 de noviembre.

“Cuando comencé este programa, pensé que me estaba poniendo en la mejor forma de mi vida físicamente, pero mentalmente, estaba en otro lugar”, dice el histrión en el avance. “Acabé descubriendo un montón de cosas ocultas sobre mí”.

En una escena, el también productor de 53 años, habla sobre su pasado con amigos y familiares, incluida su esposa, Jada Pinkett Smith, y sus hijos, Jaden, de 23 años, y Willow, de 21.

“Esa fue la única vez en mi vida que consideré el suicidio”, le dice Smith al grupo en un momento del tráiler, refiriéndose a un momento oscuro no especificad y antes de soltarse a llorar.

“Lo que has llegado a entender como Will Smith, el rapero aniquilador de extraterrestres, la estrella de cine más grande que la vida, es en gran parte una construcción”, señala el nominado al Óscar. “Un personaje cuidadosamente elaborado y diseñado para protegerme, esconderme del mundo, esconder al cobarde”.

A principios de este año, el ganador del Grammy reveló que estaba en “la peor forma” de su vida después de quedar “atrapado” en su casa durante la pandemia de coronavirus. En mayo, anunció su plan para reiniciar su régimen de ejercicios, a la par de arrancar con la escritura de su autobiografía.

La esposa de Smith, Jada, reveló en diciembre de 2018 que ella también había luchado contra varios pensamientos suicidas en más de una ocasión.

“Tuve un colapso emocional que definitivamente afectó mi estabilidad mental”, dijo la actriz en ese momento, recordando las dificultades que tuvo a los 20 años.

“Llegué a Los Ángeles y obtuve cierto éxito y me di cuenta de que esa no era la respuesta. Empeoraron las cosas y me volví extremadamente suicida. Tuve un colapso emocional completo. Ahora sé que es lo que la gente consideraría un ataque de nervios “.