Adele condena el racismo y la 'violencia policial'

La cantante británica, quien reside ocasionalmente en Los Ángeles, ha compartido una extensa reflexión sobre la vigencia de las posiciones racistas en una sociedad tan heterogénea como Estados Unidos

La cantante británica Adele pidió a sus fans concentrarse en la lucha contra el racismo. Foto: Grosby Group.
La cantante británica Adele pidió a sus fans concentrarse en la lucha contra el racismo. Foto: Grosby Group.

Londres, Inglaterra.

La cantante británica Adele también se ha sumado a los gritos de dolor e indignación que se han venido escuchando a lo largo y ancho del planeta como consecuencia de la muerte, la semana pasada, de George Floyd a manos de un policía, quien ya ha sido despedido y procesado por presuntos delitos de homicidio en segundo grado y asesinato en tercer grado.

A través de su cuenta en Instagram, la estrella de la música ha querido mostrar, en primer lugar, su "solidaridad" con el movimiento 'Black Lives Matter' y con su lucha en favor de la "justicia" y la "libertad".

"Quiero expresar mi solidaridad con la lucha por la libertad, la liberación y la justicia. 'Black Lives Matter', hay que decir sus nombres", ha escrito para honrar a las víctimas de todos estos abusos.


Asimismo, la artista inglesa, quien reside en las afueras de Los Ángeles, ha arremetido duramente contra el "racismo" imperante tanto en Estados Unidos como en otros países, además de abogar por iniciativas tanto institucionales como directamente procedentes de la sociedad civil que arranquen de raíz tales problemas.

"La muerte de George Floyd ha causado una ola de consternación en todo el mundo, pero hay otras muchas muertes que no lo han hecho. Las marchas y las protestas no han dejado de ganar intensidad en todo el mundo", ha añadido.

De la misma manera, Adele ha pedido a sus seguidores que se mantengan 'centrados' en los contenidos reivindicativos de las manifestaciones, y no tanto en los disturbios ocasionados por minorías violentas, para poder así analizar la situación con total racionalidad en lugar de dejarse manipular emocionalmente por los más oportunistas.

"Hay que estar enfadados, hay razones para ello, pero también centrados. Hay que seguir escuchando, preguntando y aprendiendo. No podemos perder la esperanza, dejarnos 'secuestrar' o manipular", ha explicado.

La Prensa