Cómo vive Kim Kardashian con el nuevo Kanye, un hombre 'de Dios'

La estrella televisiva apoya y respeta el "maravilloso viaje" en que se ha embarcado su marido, pero no piensa adoptar sus nuevos valores religiosos si contradicen los suyos propios

VER MÁS FOTOS
Kanye West, marido de Kim Kardashian, ha venido compartiendo su fe con su público.
Kanye West, marido de Kim Kardashian, ha venido compartiendo su fe con su público.

Estados Unidos.

El renacer religioso de Kanye West, que le ha llevado a publicar su primer disco de gospel para continuar 'sirviendo al Señor' a través de su música, ha afectado a todos los aspectos de su día a día.

De cara a la última gala del Met, por ejemplo, el rapero le confesó a su esposa Kim Kardashian que no se sentía cómodo con el revelador atuendo que ella había elegido para la ocasión porque su opinión de las prendas provocativas que antes le animaba a ponerse ha cambiado en los últimos tiempos.

Kim, por supuesto, ni se planteó renunciar al ajustado vestido que Thierry Mugler le había diseñado solo por hacer feliz a su marido y ahora ha querido explicar cómo mantiene ese "delicado equilibrio" para respetar los nuevos valores cristianos del rapero, cediendo cuando lo considera oportuno y manteniéndose firme en otras ocasiones.

MIRA: Kanye West genera ira por predicas en iglesias y lanzamiento de Jesus is King

"A ver, se trata de mi marido: claro que quiero apoyarle y comprender por lo que está pasando. Está atravesando un momento de cambio en su vida y principalmente afecta a la educación de los niños, porque se están haciendo mayores", ha confesado la empresaria a su paso por el programa 'The Talk'.

"Ahora se muestra más cuidadoso con todo lo que hay en casa: hemos quitado las televisiones de las habitaciones infantiles, por ejemplo, y también el maquillaje que había en el cuarto de North.", una de los puntos criticados a Kim sobre lo que permite a su hija, de seis años.

ADEMÁS: Kylie Jenner desata su imaginación con sensuales disfraces de Halloween

"Ha tenido una especie de epifanía... no es que antes no fuera un buen padre, pero ahora se ha vuelto más estricto y prudente con las imágenes que hay en casa y que ven nuestros niños. En realidad estoy de acuerdo con él, pero también es cierto que no voy a cambiar como persona", ha concluido.