¿Beto y Enrique de Plaza Sésamo son gays?

Los personajes de Plaza Sésamo resultaron ser más que amigos, según confirmó uno de los escritores del popular show infantil.

Enrique (i) y Beto (d) (Ernie y Bert en inglés) fueron creados por Frank Oz y Jim Henson.
Enrique (i) y Beto (d) (Ernie y Bert en inglés) fueron creados por Frank Oz y Jim Henson.

Estados Unidos.

Esta semana la noticia de que dos de los personajes más famosos de Plaza Sésamo, Enrique y Beto, eran una pareja homosexual revolucionó las redes.

"Enrique y Beto salieron del closet" decían algunos medios que replicaban la confirmación de Mark Saltzman, ex escritor del popular programa infantil.

Mark Saltzman, guionista de "Plaza Sésamo" entre 1981 y 1990, contó el domingo al sitio web LGTB Queerty que la dinámica de Beto y Enrique se inspiraba en su propia relación con el montajista de cine, Arnold Glassman.

"Ya estaba con Arnie cuando llegué a 'Plaza Sésamo'. Así que no creo que supiera de qué otra forma presentarlos, sino como una pareja amorosa", dijo. "No tenía otra forma de contextualizarlos".

Saltzman agregó que las interacciones de Beto y Enrique eran un reflejo de su vínculo con Glassman, que fue su pareja durante más de 20 años hasta su muerte en 2003.

"Yo era Enrique (...) Y Arnie, como editor de películas, si uno piensa en un trabajo para Beto, ¿no sería perfecto? ¿Beto con sus clips y su organización? Y yo era el bromista", dijo Saltzman, en alusión a las características de los dos: uno "caótico" y otro "obsesivo-compulsivo".

- ¿Momento Dumbledore? -

La aparente "salida del clóset" de Beto y Enrique por parte de Saltzman recordó la decisión de la autora británica J.K Rowling en 2007 de revelar que el mago Albus Dumbledore, uno de los personajes principales de su saga de Harry Potter, era homosexual.

Pero más tarde, Saltzman dijo que sus comentarios habían sido malinterpretados.

"Como guionista, pones en tu trabajo lo que conoces", dijo el martes por la noche al The New York Times, cuando la polémica estaba servida, en referencia a su relación con Glassman.

"De alguna manera, en medio de este alboroto, esto se convirtió en que Beto y Enrique son gay", dijo. "Hay una diferencia".

Sesame Workshop, la organización que creó el programa, negó que existiera una relación homosexual entre los personajes.

"Como siempre hemos dicho, Beto y Enrique son mejores amigos. Fueron creados para enseñar a los preescolares que las personas pueden ser buenos amigos de quienes son muy diferentes a ellos", dijo la organización sin fines de lucro.

Horas más tarde, la organización tuvo que especificar en Twitter que "'Plaza Sésamo' siempre apoyó la inclusión y la tolerancia".

Pero "Beto y Enrique fueron creados para ser mejores amigos", insistió.

Sesame Workshop ya había negado en 2011 que las dos marionetas fueran homosexuales, en respuesta a una petición para que ambos se casaran en uno de los episodios.

Por su parte Frank Oz, veterano titiritero del programa y responsable de algunos de los queridos personajes del show, incluido Beto, denunció a Saltzman en un tiut: "Parece que al señor Mark Saltzman le preguntaron si Beto y Enrique eran homosexuales. Está bien que él sienta que son gay. Sí. Pero por supuesto que no lo son."

"¿Por qué esa pregunta? ¿Realmente importa? ¿Por qué la necesidad de definir a las personas como solo gay? Hay mucho más para un ser humano que la heterosexualidad o la homosexualidad " concluyó Oz.

También lee: Lanzan tráiler oficial de “Capitana Marvel”

Los personajes de Enrique y Beto han compartido un apartamento en la calle 123 de Sesame Street durante los últimos 49 años y siempre han dormido en camas separadas.

Gay o no, los amigos son ya un símbolo. En 2013, para ilustrar la histórica decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de legalizar el matrimonio gay, la revista The New Yorker los puso en tapa, uno cariñosamente apoyando la cabeza en el hombro del otro mientras veían en la televisión a los jueces.

A raíz del nuevo debate, la icónica portada volvió a aparecer estos días en las redes sociales.

La Prensa