William H. Macy: “Es difícil ser hombre”

Aunque en “Shameless” es borracho e irresponsable, en la vida real tiene un matrimonio sólido y es amante de su familia.

Es un actor estadounidense hijo de un héroe de guerra.
Es un actor estadounidense hijo de un héroe de guerra.

Caliornia, Estados Unidos

En la serie de comedia Shameless, William H. Macy da vida a un tipo mujeriego, alcohólico, estafador, sarcástico y bueno para nada que, además, es un pésimo padre para sus seis hijos.

En la vida real, el actor es todo lo contrario: lleva 20 años casado con la actriz Felicity Huffman, es un tipo amable y se desvive por sus dos hijas, Sophia y Georgia. Quizás por eso se declara todo un feminista.

“Mi familia es todo para mí y resulta que todas son mujeres. Por obvias razones, me conecto más con sus necesidades, sus problemas y con lo que viven todos los días”, asegura en entrevista.

Por eso sorprende que Frank Gallagher, un tipo tan distinto a él, sea el que más reconocimientos le ha generado en sus más de 40 años de carrera.

Durante ocho temporadas, H. Macy ha conquistado al público y a la crítica por igual, como demuestran sus tres Premios SAG, cuatro nominaciones al Emmy y tres más a los Globos de Oro. “No me parezco en nada a Frank y eso es lo que más disfruto de interpretarlo. Yo me considero un tipo normal, cualquiera, sin malas vibras, pero sí una gran pasión por la vida.

“Que pueda transformarme en este tipo de personajes y conocer otro tipo de mentalidades, es una dicha. De verdad me considero muy suertudo de hacer lo que hago sin tener que sacrificar mi identidad”.

ls-entrevista1-110318(800x600)
Macy interpreta a un padre alcohólico y cínico en “Shameless”.



¿Qué ejemplo les das a tus hijas, que están creciendo en una industria dominada por hombres?

Siento que es un buen momento para ser una chica. La mitad de la industria son mujeres, y ellas son muy inteligentes. Más bien creo que actualmente es difícil ser hombre, al menos en este negocio. Muchos de nosotros nos sentimos atacados y como que debemos disculparnos. Y quizás sí deberíamos hacerlo.
“Ahora los hombres nos estamos reuniendo y estamos hablando entre nosotros. Eso es bueno. Los hombres no solemos hablar con otros hombres, pero ya estamos cambiando en ese aspecto”.

¿Qué haces para cambiar como persona y figura pública?

Como actores, debemos tener la libertad de hablar de lo que se silencia, de lo privado y de lo polémico. Ése es mi trabajo, mi meta y a lo que me dedico. Es mi principal arma. Estoy orgulloso de que esta industria decida finalmente transformarse.
“Temas como la seguridad en el ambiente laboral, ya es una realidad. Ya no podemos vivir como antes, tenemos que evolucionar. La equidad de salarios también es inevitable. Estamos en una época en la que el cambio debe ocurrir en todos los ámbitos de la sociedad, y si yo como actor puedo ayudar en algo, lo haré”.

¿Existe algo que no te guste de la industria del entretenimiento?

Cuando te acostumbras a esta industria, los actores nos quejamos de que debemos ir a todas las alfombras rojas y entregas de premios, pero la realidad es que nos encanta toda esta algarabía.

“Por lo menos yo lo disfruto mucho todavía. Aún me siento deslumbrado cuando conozco a otras estrellas. Toparme a Robert De Niro o a Steve Carell en una alfombra, me emociona y saco mi lado fan”.

ls-entrevista5-110318(800x600)
Con Felicity Huffman, su esposa desde hace 20 años, procrearon dos hijas y mantienen una relación estable.

Has trabajado mucho en televisión últimamente, ¿qué significa para ti este medio?
La televisión me ha hecho un mejor actor, definitivamente. He conocido en este entorno a las personas más talentosas, cálidas y humanas en todo el mundo.

“Realmente me siento como el tipo más afortunado, amo lo que hago hasta mis entrañas. Y si a eso le añado el cariño del público y que de vez en cuando me dan algún premio, la verdad es que soy privilegiado”.

¿Hasta cuándo quieres seguir trabajando en Shameless?

Mientras sigan ideando nuevas historias, yo seguiré amando la serie. Adoro a mis compañeros, a mi equipo de trabajo y, sobre todo, me encanta que puedo actuar todo el tiempo, a todas horas.

“En el cine, así estés en un blockbuster, pasas todo el tiempo encerrado en tu tráiler en lo que los técnicos colocan las luces y te terminas aburriendo. Eso hace que te desconectes varias veces de tu personaje”.

Para el actor de Shameless, éste es un gran momento para las mujeres, pues por fin se están dando cambios indispensables no sólo en la industria hollywoodense, sino en la sociedad Sus trabajos

Debutó en 1980 con la película Amor por sorpresa, comedia romántica protagonizada por Gary Busey y Annette O’Toole; luego participó en Casa de juegos (1987). Posteriormente en Las cosas cambian (1988), Homicidio (1991), Oleanna (1994), State and main (2003) y Spartan (2004).

En Las cosas cambian también apareció la actriz Felicity Huffman, con quien Macy se casó en el año 1997. Durante su carrera actoral, Macy ha hecho teatro, cine y televisión. En la pequeña pantalla ha intervenido en numerosos filmes y en series de televisión, como la conocida Urgencias.

ls-entrevista2-110318(800x600)
En una escena de la serie con su compañera Joan Cusack.
La Prensa