"En la guerra nos saquearon todo, fue terrible": Hondureños rememoran conflicto con El Salvador

La guerra entre Honduras y El Salvador provocó mucho luto y dolor por los miles de muertos y heridos registrados durante 100 horas.

Al extremo izquierdo una fotografía de un año antes de la guerra del hondureño Jorge Matute Milla.
Al extremo izquierdo una fotografía de un año antes de la guerra del hondureño Jorge Matute Milla.

San Pedro Sula, Cortés.

"¡No pasarán, no pasarán, no pasarán!", es lo que se escuchaba constantemente a través de la radio desde el 14 de julio de 1969, al mismo tiempo, el recuento de muertos y heridos producto de la guerra protagonizada entre Honduras y El Salvador.

Así lo recuerda a sus 65 años Jorge Omar Matute Milla, quien en ese entonces era un jovencito que cursaba el magisterio en su natal Puerto Cortés, al norte de Honduras.

"Yo estaba en segundo año de carrera, tenía 17 años de edad cuando se supo de la invasión por parte de El Salvador. Al enterarme me llené de coraje, sentía que usurpaban nuestro territorio y llegué a la Base Naval por si me necesitaban", comenta a LA PRENSA el ahora periodista y catedrático mientras sonríe y recuerda con nostalgia lo ocurrido.

Nota relacionada: Se cumple medio siglo de "guerra de las 100 horas" entre Honduras y El Salvador

"Mi objetivo era apoyar y me preguntaron si tenía armas, pero solo portaba un machete. Mi hermano mayor me regañó y me dijo que no realizara locuras, pero no le hice caso", agrega Matute.

Mientras disfruta de un delicioso desayuno y viaja por su mente para recordar aquellos momentos, nos relata que pasaron por su casa y se subió a un camión para dirigirse a la orilla de la playa.

1969
Luto y dolor
Cerca de 6,000 personas murieron y unas 15,000 resultaron heridas producto de la guerra.

Allá él y 20 personas más cargaban machetes para patrullar y tan solo uno portaba un rifle, su tarea durante esa noche era alertar al resto de la gente que se mantuviera en sus casas debido a los enfrentamientos entre los soldados hondureños y salvadoreños.

"Estuvimos esperando por un buen tiempo en la playa, ya que se había corrido un rumor que existía un lote de armas que iban a tirar para usarlas un grupo de salvadoreños que al parecer andaban cerca y permanecían escondidos", detalla este porteño con piel gastada y cabello blanco.

Matute asegura que fue un tiempo complicado, había cadena nacional, diferentes marchas y reportes radiales anunciando muertos y heridos. "Los salvadoreños gritaban que iban a desayunar en Santa Rosa de Copán, almorzar en San Pedro Sula y a cenar en Puerto Cortés, por eso nos pusimos alerta, pero reconozco que fue mala idea hacer lo que hice, fue parte de mis locuras de adolescencia", expresa de forma jocosa.

Guerra entre hondureños y salvadoreños
Fueron cuatro días de mucho miedo y confrontación luego que los salvadoreños ingresaran a tierras hondureñas.
1969
En Honduras
Permanecían unos 300,000 salvadoreños, de los cuales muchos fueron expulsados después de la "guerra de 100 horas".

Los recuerdos de aquella guerra también permanecen impregnados en la memoria de Melquiades García (65), originario de Valle, quien en esa ocasión tenía 17 años.

"Yo estaba en Alianza, después de las 11 pm, del partido Honduras y El Salvador, todo se puso difícil, por eso se le achacó lo de la guerra del fútbol, pero realmente no fue el motivo que la detonó", dice García.

ma.42573(1024x768)
Melquiades García vivía en plena frontera cuando ocurrió el conflicto con los salvadoreños.

"En El Salvador habían 14 familias que se apoderaron del país, y cuando ellos se quisieron adueñar de nuestras tierras se generó la guerra, eso era terrible, ponían barricadas y bombardeaban", añade.

García detalló que tuvieron que salirse de su casa y refugiarse en un lugar conocido como Agua Fría, sitio recóndito de Valle. Entonces, él y otros miembros de su familia estuvieron a la deriva durante una semana y durmiendo casi a la intemperie.

Ya cuando ellos retornaron, supieron que les habían saqueado todo de su vivienda, les llevaron el ganado y destruyeron los cultivos, "nos robaron todo, fue terrible y tuvimos que reconstruir nuestras vidas".