Un preso da positivo de COVID-19 tras ser hospitalizado en Santa Bárbara

El recluso que estaba dentro de El Pozo fue internado en un hospital de la zona para confirmar una posible leucemia, y se presume que en el centro asistencial se contagió del virus.

El reo estuvo internado por más de un mes en el hospital Santa Bárbara Integrado.
El reo estuvo internado por más de un mes en el hospital Santa Bárbara Integrado.

Tegucigalpa, Honduras.

El Instituto Nacional Penitenciario (INP) informó este jueves que un preso de la cárcel de El Pozo dio positivo de coronavirus luego de permanecer más de un mes hospitalizado para realizarle estudios para detección de leucemia.

El paciente permanecía ingresado desde el pasado 31 de marzo en el hospital de Santa Bárbara Integrado, donde se le estudiaba por un posible proceso de leucemia, siendo referido el 13 de mayo al Hospital Escuela Universitario(HEU) para continuar sus estudios médicos.

Dos días antes de ser remitido al Hospital Escuela, el 11 de mayo se le realizó una prueba rápida para detección de COVID -19, cuyo resultado fue negativo, también se tomó muestra de hisopado para realizar prueba de PCR, el cual fue recibido en el Laboratorio Nacional de Virología el 14 de mayo y en las últimas horas se conoció que el resultado es positivo.

digna.58(800x600)
Digna Aguilar, vocera del INP

Digna Aguilar, vocera del Instituto Nacional Penitenciario, aseguró a LA PRENSA que el privado de libertad no se contagió en la cárcel de El Pozo, ya que permanecía en el hospital de Santa Bárbara, sin retornar a la cárcel, donde afirmó que no se han recibido visitas desde el mes de marzo producto de la pandemia en el país.

"El privado de libertad presentó problemas de salud, lo remitieron al hospital de Santa Bárbara para estudiar si tenía o no leucemia y desde entonces no regresó a El Pozo. El hospital ya fue intervenido porque supuestamente cuando el preso estuvo allí dentro, llegó un señor con sintomatología de coronavirus y tuvo contacto con él en algún momento", añadió Aguilar.

El preso contagiado de coronavirus se encuentra dentro del hospital del Tórax en la capital, cuyo personal ya fue informado del resultado del paciente. También se dijo que en este momento está estable y con requerimiento de oxigeno mínimo.

nia.53(800x600)
Nía Carbajal, vocera del hospital del Tórax

Nía Carbajal, vocera del hospital del Tórax, indicó que "el paciente inicialmente se diagnosticó por tuberculosis en noviembre del año pasado y en mayo de 2020 terminó su tratamiento ya negativo para tuberculosis".

"Según la referencia, el paciente no mejoraba a pesar de haberse iniciado el tratamiento antifímico, estuvo interno en hospital de Santa Barbara durante un mes, donde se sospecha que se contagió, tiene una prueba rápida negativa cuando ingresó al Tórax e ingresó con diagnostico de 1. fiebre de origen a investigar, 2 tuberculosis pulmonar y ayer se obtuvo PCR postivo", agregó.

Reo muerto por COVID-19 en El Pozo

Con relación a la muerte de un preso por coronavirus el pasado 20 de abril al interior de El Pozo, la portavoz señaló que ya fueron aplicadas las pruebas y evaluaciones correspondientes a las 67 personas que estuvieron cerca de él, incluyendo reos, personal de atención y de seguridad, las cuales al final resultaron negativas.

Remarcó que el INP desde antes tomó a bien iniciar un proceso de investigación del caso, pero que hasta el momento desconocen cómo es que se contagió, debido a que "anteriormente se habían aplicado todas las medidas de bioseguridad dictadas por Salud".

Lea también: Redoblan vigilancia y cierran distrito comercial en El Progreso para frenar al COVID-19

El fallecimiento fue reportado en su momento a elementos de Medicina Forense, Fiscalía y de Investigación, quienes procedieron al reconocimiento del cuerpo. Inicialmente no se determinó la causa exacta, por lo que fue movilizado a la morgue en San Pedro Sula, fue el 21 de abril que le realizaron la respectiva autopsia con las debidas medidas de bioseguridad. La prueba para detectar coronavirus se llevó a cabo el 22 de abril y fue hasta el 27 de abril que se informó que el resultado fue positivo.

Pese a que las autoridades del INP aseguraron que el reo nunca tuvo síntomas relacionados al coronavirus o que estuvo enfermo previo al suceso, LA PRENSA conoció que el 10 de abril el privado de libertad presentó sintomatología, sin embargo, a lo interno de la cárcel lo manejaron únicamente como faringoamigdalitis, que es una infección aguda de la faringe o las amígdalas palatinas, y entre los síntomas está la fiebre.

La Prensa