EEUU pierde récord de 20.5 millones de empleos en abril y desempleo sube a 14,7%

Esta destrucción de empleos a un ritmo récord, se suma a una lista de indicadores que componen el panorama recesivo.

Tal como se esperaba, el informe de empleo en Estados Unidos correspondiente al mes de abril ha sido catastrófico, aunque ligeramente mejor a los datos previstos. Foto AFP
Tal como se esperaba, el informe de empleo en Estados Unidos correspondiente al mes de abril ha sido catastrófico, aunque ligeramente mejor a los datos previstos. Foto AFP

Washington, Estados Unidos.

La tasa de desempleo en Estados Unidos subió de 4,4% en marzo a 14,7% en abril por la pérdida de 20.5 millones de empleos por la pandemia del coronavirus el mes pasado, según datos publicados este viernes por el Departamento de Trabajo.

"El empleo se redujo en prácticamente todos los principales sectores industriales, con una caída más marcada en los sectores de ocio y la hotelería", indicó el Departamento de Trabajo.

En un año electoral un desempleo de dos dígitos complica las posibilidades del presidente estadounidense Donald Trump de cara a la relección en noviembre. El mandatario trató de bajarle el perfil a las malas noticias y dijo que estos datos "no son sorpresivos".

Los datos "eran completamente esperados. No son sorpresivos. Todo el mundo lo sabe", declaró Trump a la cadena de TV conservadora Fox News. "Incluso los demócratas no me echan la culpa de esto", aseguró el mandatario, cuya gestión comenzó el año con un desempleo en mínimos históricos.

El número de personas sin empleo pasó así de 15.9 millones a 23.1 millones y la cantidad de personas que tienen un empleo a tiempo parcial por la situación económica se duplicó y llega a 10.9 millones.

Esta destrucción de empleos a un ritmo récord, se suma a una lista de indicadores que componen el panorama recesivo: débiles datos del consumo de los hogares, magras cifras de inversión y comercio y la más importante, el PIB en el primer trimestre en Estados Unidos registró una contracción de 4,8% en proyección anual.

Datos históricos de desempleo

Pese a las cifras históricas, los datos "eran completamente esperados. No son sorpresivos. Todo el mundo lo sabe", dijo el mandatario a la cadena Fox News. "Incluso los demócratas no me echan la culpa de esto", aseguró Trump, que busca la reelección en noviembre y cuya gestión comenzó el año con un desempleo en niveles mínimos.

Por otro lado, ante “una oleada de odio y xenofobia” alrededor del mundo, en un comunicado el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien sin citar países ni individuos, llamó a no escatimar esfuerzos para ponerle fin.

El discurso de odio sigue“buscando chivos expiatorios y fomentando el miedo”, señaló Guterres. “El sentimiento antiextranjero ha aumentado en Internet y en las calles. Las teorías de la conspiración antisemitas se han extendido, y se han producido ataques contra musulmanes en relación con el COVID-19”, añadió en la nota.

Lea también: "¡Estoy vivo!", clama importante empresario panameño tras enfrentar la muerte por COVID-19

Además, el jefe de la ONU repudió que se haya “vilipendiado a los migrantes y refugiados como fuente del virus”, y que en consecuencia se les haya denegado el acceso a la atención médica.

Guterres mencionó también la difusión de memes “despreciables” que sugieren que las personas mayores, que se encuentran entre las poblaciones más vulnerables al virus, son también las más prescindibles.

“Los periodistas, los denunciantes de irregularidades, los profesionales de la salud, los trabajadores humanitarios y los defensores de los derechos humanos están siendo atacados por el simple hecho de hacer su trabajo”, agregó el jefe de la organización.

Ante lo descripto, pidió “que no se escatimen esfuerzos para erradicar el discurso del odio en todo el mundo”. Guterres hizo un llamamiento a la alfabetización digital por parte de instituciones educativas. Y pidió a medios de comunicación, particularmente a compañías de medios sociales “que hagan mucho más por señalar” y “eliminar los contenidos racistas, misóginos y otros contenidos perjudiciales”.

La Prensa