Honduras bajo prohibiciones de cuarentena por coronavirus

El servicio de transporte público en las principales ciudades de Honduras está interrumpido parcialmente.

Un grupo de personas busca abastecerse de alimentos en la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro), que es una institución gubernamental de carácter permanente, de acuerdo a las medidas del Gobierno para frenar la propagación del coronavirus en el país. EFE
Un grupo de personas busca abastecerse de alimentos en la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro), que es una institución gubernamental de carácter permanente, de acuerdo a las medidas del Gobierno para frenar la propagación del coronavirus en el país. EFE

Tegucigalpa, Honduras

Las autoridades de Honduras comenzaron este lunes a implementar las medidas decretadas por el Gobierno para evitar la expansión del coronavirus, que ya afecta a seis personas, y que incluyen el cierre de todas las fronteras, negocios de todo tipo y la suspensión del transporte público.

El cierre de las fronteras nacionales por vía terrestre, aérea y marítima para el tránsito de personas anunciado por el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, se puso en práctica en la medianoche de este domingo, excepto para el transporte de carga y suministros.

Los centros educativos y las universidades del país, que está bajo emergencia sanitaria y alerta roja, cerraron la semana pasada para evitar el contagio entre los estudiantes.

TRANSPORTE SUSPENDIDO PARCIALMENTE

Este lunes, el servicio de transporte público en las principales ciudades de Honduras está interrumpido parcialmente, pese a que el Gobierno prohibió su funcionamiento, según constató Efe.

"Hoy somos un solo pueblo enfrentando la pandemia del coronavirus (Covid-19) y vamos a salir victoriosos si trabajamos como hermanos, paso a paso, acatando las medidas de prevención y seguridad. ¡Qué Dios bendiga a Honduras!", escribió el gobernante hondureño en Twitter.

Honduras aumentó de tres a seis los casos positivos de coronavirus, y llevó al Gobierno a anunciar la suspensión de labores en los sectores públicos y privados, lo que también hicieron hoy la Corte Suprema de Justicia y el Ministerio Público, para evitar nuevos contagios.

AVIÓN PRESIDENCIAL

El ministro privado de la Presidencia de Honduras, Ricardo Cardona, dijo a periodistas que el avión presidencial partió hoy hacia Estados Unidos a traer insumos para enfrentar el COVID-19.

"Son insumos que nosotros hemos comprado en Estados Unidos", subrayó Cardona, quien indicó que al avión se retiraron los asientos para que pueda trasladar más materiales.
Cardona afirmó que el gobernante hondureño está reunido con diferentes funcionarios que integran el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), encargado de coordinar las acciones para tratar de frenar el coronavirus.

El Gobierno también suspendió las actividades culturales y religiosas y ordenó el cierre de todo tipo de negocios, incluidos centros comerciales, a excepción de supermercados, mercados, pulperías, farmacias, hospitales, hoteles, gasolineras y la banca privada.
Muchas personas se han agolpado en los supermercados y otros comercios buscando productos de primera necesidad e higiene, mientras que otros hacen largas colas en las gasolineras.

ESPACIOS PARA CONTAGIADOS

La Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) indicó hoy que se han habilitado en Tegucigalpa seis espacios para atender a las personas contagiadas por coronavirus.

Además, habilitarán un albergue para mantener en vigilancia a personas aisladas y se proporcionará ayuda humanitaria a las familias que se autoaíslen en sus domicilios.
En el aeropuerto internacional Toncontín, de la capital hondureña, se observa muy poco movimiento de pasajeros, mientras que las autoridades del municipio de Choluteca, fronterizo con Nicaragua, decretaron el estado de excepción ante la amenaza del virus.

La Alcaldía de Choluteca, donde ha sido confirmado uno de los seis casos positivos por coronavirus, puso en vigor la suspensión de garantías desde las 15.00 hora local de hoy (21.00 GMT) y durante dos días. EFE.

La Prensa