Tegucigalpa. Pese a tener a disposición una millonaria cantidad de recursos, la Empresa Nacional Portuaria (ENP) no ha podido ejecutar los proyectos trazados en el plan de modernización de las instalaciones portuarias y las obras programadas para 2014 continúan paralizadas.

Para este año, las autoridades de la ENP habían planificado una histórica inversión pública en el sistema portuario hondureño, estimándose 1,194 millones de lempiras, financiados con fondos propios y préstamos externos.

El crédito otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para modernizar Puerto Cortés ha sorteado en los últimos años una serie de situaciones que han puesto en riesgo esos fondos y han sido los personeros del organismo financiero quienes han solicitado a las autoridades hondureñas agilizar los compromisos pendientes para acceder a los fondos. Al 31 de julio de 2014, la cantidad desembolsada por el BID apenas fue menor a un millón de dólares, quedando pendientes más de 134 millones.

Mientras tanto, las autoridades de la ENP no se han hecho disponibles para comentar sobre el tema.

El cumplimiento de las metas de ingresos por servicios portuarios requiere de inversiones urgentes en los puertos para satisfacer las exigencias de quienes usan esos servicios.