San Pedro Sula, Honduras.

El alto costo de la energía eléctrica, la carga tributaria y el difícil acceso a los créditos obligan al cierre de unas 200 mipymes cada mes, según dirigentes empresariales.

Menoti Maradiaga, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio (Fedecámara), informó que están preocupados porque reciben reportes de sus 52 afiliadas sobre el cierre de empresas, en especial de pequeñas y medianas.

Los principales problemas que están afectando a los omercios son el alto precio de la energía eléctrica, el pago de impuestos y la falta de acceso a créditos con la banca.

Maradiaga explicó que la guerra económica entre Estados Unidos, China, Rusia y la Unión Europea (UE) está elevando el precio de las materias que importan, que luego convierten en un producto final que se encarece y los negocios dejan de ser competitivos en el mercado.

Salidas

El C onsejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) junto con las Cámaras de Comercio en Industrias de Tegucigalpa y Cortés y Fedecámara buscan estrategias para que las mipymes se conviertan en un sector sostenible en la generación de empleos.

Las propuestas de la empresa privada para fortalecer las mipymes son: evitar el alza al precio del servicio energético, una simplificación tributaria para las mipymes, como la entrada en vigor del monotributo aprobado el año anterior por el Congreso Nacional, y ahora que el Banco Hondureño para la Producción y Vivienda (Banhprovi) se convirtió en un banco de primer piso, que los pequeños empresarios tengan acceso a los fondos sin tanta burocracia. Los créditos para este sector pueden estar de cuatro a cinco meses en aprobación.

La empresa privada reconoce el fuerte trabajo que está realizando la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) a través de Mario Kafati, viceministro de mipymes, pero manifiesta que ese trabajo aún no permite a este sector alcanzar la sostenibilidad.