17/05/2024
06:18 AM

Medio millón de empleos ha perdido el sector construcción en Honduras

La construcción privada de Honduras registra un descenso de 12.5% y la pública un 20%.

San Pedro Sula, Honduras.

La industria de la construcción ha sufrido en el primer período de 2014 una desaceleración de 12.5% en el sector privado y un 20% en el sector público en relación con igual lapso del año anterior, confirman las cifras del Banco Central de Honduras (BCH).

En los últimos tres años el rubro ha presentado un decrecimiento representativo. En su mayoría, en el área privada.

A marzo de 2012 se habían construido 493,200 metros cuadrados en el primer trimestre, pero este año apenas se llegó a 388 mil metros cuadrados, lo que representa una disminución de 105,200 metros, según el informe del BCH.

La caída obedece a la poca ejecución de proyectos residenciales, que representan el 53.4% de la cifra total de construcción. En el área vivienda solo se registran 228,700 metros cuadrados.

Mientras, las obras comerciales reportan una reducción que deja 16,000 metros cuadrados menos que el año pasado. La edificación en el sector de servicios, como hoteles, restaurantes, hospitales y centros educativos no tuvo mejor suerte: tuvo un retroceso de 31.2%, con apenas 55,500 metros cuadrados.

El segmento industrial es el único que registra un crecimiento de 15,400 metros cuadrados, lo que totaliza 24,600 metros construidos. Sin embargo, esta cifra es insuficiente para evitar que el balance sea negativo.



Proyecciones desalentadoras

Los expertos del sector construcción prevén que la tendencia hacia la baja continuará durante todo el año.

“Las ventas de cemento, que da una idea del consumo nacional, han registrado una disminución del 16%. Esto indica que el sector atraviesa una difícil situación”, asegura Mario Soto, presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), capítulo norte.

La falta de inversión del Gobierno y la depresión económica del país son otros factores que incidieron en la reducción de obras ejecutadas.

“Los nuevos proyectos que pretende ejecutar el Gobierno de orden público-privado están apenas comenzando. Por eso no se ha dinamizado el sector. Por otro lado, no hay proyectos públicos porque todos están queriéndose desarrollar bajo el esquema público-privado que, lamentablemente, tiene un proceso mucho más largo para ejecutarse. La mayoría de las obras que se realizarán bajo esta modalidad no se han iniciado, hay unos pocos en el corredor logístico que no han tenido la inversión que se esperaba y el corredor turístico sigue en la etapa de cierre financiero.

Mientras, los proyectos del siglo XXI, las compañías encargadas tienen siete años para desarrollarlos y hasta mediados de este mes iniciarán con el primero”, refiere el empresario.

El rezago

Mario Soto dice que el país tiene un rezago en materia de infraestructura, que incluye la poca construcción de carreteras, aeropuertos y escuelas, entre otros, lo que ha provocado una reducción de empleo de un 20% de enero a marzo de 2014.

Según los registros de la industria, más de 500 mil empleos se han perdido en los últimos seis años.

“Estamos preocupados porque uno de los motores principales de la economía nacional y que más empleos genera para personas no calificadas es el área de la construcción. Desde el año 2009 estamos intentando despegar, pero no hemos podido recuperar los niveles que se tenían, y creemos que para finales de 2014 las cifras serán menores”, concluye Soto.

Para Silvio Larios, gerente general de la Chico a nivel nacional, es determinante desarrollar una estrategia para recuperar la confianza de los inversionistas nacionales e internacionales para reactivar el rubro.

“No es un secreto que los indicadores de competitividad de Honduras han quedado atrás. Si un país no invierte en su infraestructura se condena al estancamiento.

El Gobierno habla de muchos planes de construcción, pero no destinó el suficiente presupuesto para darle mantenimiento a las carreteras.

Antes se disponía de L1,300 millones, pero estos fondos se redujeron a L700 millones. Si un país no invierte en su infraestructura está condenado a vivir en el subdesarrollo. Otros países como El Salvador están invirtiendo mucho más que Honduras a pesar que tiene cinco veces menos”, indica Larios.

Sin embargo, el empresario proyecta que el rubro podría lograr un repunte en el año 2015, una vez que todos los proyectos del Gobierno comiencen a ser ejecutados.

“Uno de los grandes planes es desarrollar viviendas sociales, eso generará mucho empleo e inversión. Esperamos que estos proyectos sí se cumplan”, manifiesta Larios.