Conozca los riesgos del “picteleo” de gas licuado de petróleo

Rellenar los tanques de GLP por medio de autotanques o unidades de reparto no autorizados es una práctica prohibida e ilegal que pone en riesgo su seguridad.

El llenado incorrecto de los tanques de gas licuado de petróleo pone en riesgo su seguridad.
El llenado incorrecto de los tanques de gas licuado de petróleo pone en riesgo su seguridad.

San Pedro Sula, Honduras.

Algunas personas desconocen el riesgo de rellenar los tanques de gas licuado de petróleo (GLP) por medio de autotanques o unidades de reparto no autorizados.

Esta práctica, conocida como “picteleo”, es prohibida e ilegal, ya que las personas que lo realizan no tienen ningún tipo de licencia o permiso para realizar este proceso.

En Honduras, las leyes prohíben “el llenado de cilindros de GLP doméstico en cualquier lugar distinto a las envasadoras autorizadas ante la Secretaría de Energía, a través de la Comisión Administradora de la Compra-Venta y Comercialización del Petróleo y todos sus Derivados (CAP)”.

Los riesgos de realizar esta práctica son muchos y altamente peligrosos para los consumidores, ya que no se cumple con las medidas de seguridad que se implementan en plantas autorizadas para el llenado de cilindro.

Primero, porque el lugar utilizado para el llenado ilegal no es una atmósfera controlada; se pueden generar chispas, ya sea por fuentes de calor o por uso de dispositivos electrónicos. Por ejemplo: trabajos de soldadura o por uso de celular durante el llenado.

Existe una vulnerabilidad de fugas por exceso de llenado o ruptura de cilindros, debido a que no se respeta la capacidad de llenado del cilindro. Se pueden producir quemaduras cuando la piel entra en contacto con el GLP. También se generan fugas por daños en equipos utilizados en el llenado de cilindros.

En estos lugares, los cilindros utilizados en recarga de GLP no cumplen con el proceso de inspección para garantizar el estado funcional de los mismos.

Además de ser una práctica extremadamente peligrosa, el “picteleo” también afecta los bolsillos de los consumidores, pues el galón de GLP es vendido a un precio mayor, diferente al establecido por el gobierno.

Entre las causas de accidentes relacionados con el GLP, encontramos:
- Desconocimiento de medidas de seguridad.
- Instalación incorrecta.
- Mantenimiento insuficiente del equipo utilizado.
- Problemas de manejo.
- Almacenamiento inapropiado.
- Procedimientos de llenado incorrecto (picteleo).

Las leyes hondureñas prohíben el uso de GLPV (Gas Licuado de Petróleo Vehicular) para el llenado de cilindros de GLP doméstico en estaciones de servicio de GLPV o combustibles líquidos.

De igual forma, prohíbe “la venta ambulante de GLP a granel para llenado total o parcial de cilindros de hasta 100 libras, esto incluye el uso de cisternas repartidoras de GLP a granel, así como cualquier práctica diferente al llenado de cilindros de hasta 100 libras con GLP doméstico en las envasadoras autorizadas”.

Si usted tiene conocimiento sobre una práctica ilícita de “picteleo”, denúnciela en la oficina de Protección al Consumidor por su seguridad y la de todos.

La Prensa