Tegucigalpa. “Tenemos una excelente relación con el sector obrero... Mientras yo esté en el Cohep, la negociación va a ser tranquila, consensuada y nos vamos a poner de acuerdo con el sector obrero”, manifestó, con tono conciliador, el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada, Juan Carlos Sikaffy, al referirse al ajuste al salario mínimo para 2022.

Afirmó que el sector empresarial no tiene “ningún temor” de que se apruebe un ajuste salarial como en 2009, cuando el presidente de la república era Manuel Zelaya, esposo de la presidenta electa, Xiomara Castro. En ese entonces, el Gobierno aprobó unilateralmente un incremento de hasta el 60% al salario en promedio, subiendo de 3,400 a 5,500 lempiras en un solo año.

“Llegaremos a buen acuerdo en este tema del salario mínimo por Honduras. El país debe ser lo más importante y pensar también en todos aquellos que no tienen trabajo”, reiteró Sikaffy, al indicar que analizarán ver las variables económicas del país y desempleo, que es el principal problema de los hondureños.

Respecto al ajuste, dijo que “el aumento salarial debe ser no más y no menos que la inflación a noviembre 30”. Sin embargo, indicó que la comisión negociadora debatirá el tema y decidirá.

En ese sentido, recordó que “en 2020 caímos 10 puntos en la economía y ahorita está subiendo tres o cuatro puntos, todavía estamos en seis puntos negativos”, detalló.

Por su lado, Daniel Durón, en representación del sector trabajador, manifestó que este año las condiciones económicas son mejores, ya que la actividad productiva crecerá entre 8% y 9%. Esta reactivación permite que las empresas efectúen el aumento, afirmó. Respecto a la negociación, expresó que “es cierto que estamos en un proceso de transición de gobierno, que pudiese ser importante que pudiera enviar algún representante, pero ya eso quedaría a discreción de la nueva presidenta de la república”.

Ambos sectores niegan que estén esperando al nuevo Gobierno para negociar, por lo que nombraron a sus delegados; entre ellos, Rafael Medina y Fernando García por el sector privado, así como Benjamín Vásquez y Humberto Lara, de los obreros. Ahora, las autoridades de la Secretaría de Trabajo convocarán a negociar.