Redacción.

Las organizaciones empresariales se mantienen a la expectativa por la situación de las elecciones generales del próximo 28 de noviembre. El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) ha reunido a los candidatos presidenciales para entregarles propuestas que sirvan de base en sus programas de gobierno.

Juan Carlos Sikaffy, presidente del Cohep, conversó sobre temas de interés políticos y económicos.

¿Cuál es el papel que está jugando la empresa privada en este proceso electoral?

El Cohep presentó a los candidatos a la Presidencia su “Estrategia de empresas sostenibles” para que sirva de base en sus planes de gobierno. Lo hacemos para que Honduras mejore sus indicadores en todos los niveles y se dé un despegue económico-social.

¿Impactan o no los procesos electorales en la economía?

Consideramos que en los años electorales sí hay efectos en la economía, que generan incertidumbre y desconfianza, y, por ende, los inversionistas son más cautelosos en sus negocios e inversiones. Queremos que este proceso electoral se realice con toda la transparencia, paz, orden y con absoluto respeto de la voluntad popular.

¿Cree que este año se pueda lograr un crecimiento económico de 5.2% como lo pronostica el Banco Central de Honduras?

Damos seguimiento a la situación económica del país y podemos comentar que, de acuerdo con el BCH en su última revisión del Programa Monetario 2021-2022, la economía se podría recuperar este año entre un 3.2% y 5.2%. Como Cohep consideramos que el crecimiento estaría más cerca del nivel inferior, tomando en consideración la incertidumbre del actual proceso electoral.

Cerrar 2021 con una economía con cifras positivas es el principal reto de este año, ¿qué opina?

Este es un tema muy relevante para nosotros, ya que, como hemos expresado, Honduras requiere una recuperación y reactivación económica urgente por los efectos de la pandemia del coronavirus y las emergencias climáticas.

¿Cómo analiza el panorama interno para la inversión?

El nivel de inversión nacional y extranjera ha venido cayendo severamente desde 2018. La inversión nacional se redujo en 2019 en -1.3% y en 2020 en -21%. La inversión extranjera directa se redujo en -48% y 1-6%, respectivamente. Se deben atender otros temas que incidieron en la caída de inversión en 2019 y 2020, como lograr un clima de negocios más atractivo, mejorar el sistema de salud, mayor seguridad jurídica.

Otro tema que afecta el clima de negocios es la situación del sector eléctrico, ¿cuál es su opinión?

Estamos convencidos de que es crítico avanzar y resolver la problemática de la Enee, se necesita una verdadera voluntad política, imponiendo el criterio técnico y legal para intentar atender problemas que son estructurales, técnicos, financieros y económicos. En este momento, este tema es uno de los riesgos más elevados para la economía del país.