Tegucigalpa, Honduras.

El paceño Fabio Antonio Caballero alcanzó ayer el tercer precio más alto en la historia de la subasta electrónica de Honduras.

La libra de café geisha emperador del productor de Marcala, La Paz, superó los 80 dólares (1,920 lempiras).

Esta variedad también fue la ganadora de la Taza de Excelencia 2018, evento llevado a cabo el 31 de mayo pasado, donde obtuvo un puntaje de 93.43, el más alto en las 15 ediciones celebradas.

“Hemos cosechado estos cafés con gran amor. Mi café, en resumen, es un verdadero poema y es admirable, espero que quienes lo hayan comprado lo disfruten”, expresó Caballero.

A criterio de Uber Nicolás, catador del Ihcafé, el producto de don Fabio marcó la pauta en la competencia. “Es un café muy interesante y vimos lo consistente que es, una cualidad que vimos también en los otros cafés y eso hizo que la subasta fuera un éxito”.

Los productores cuando participaban en la subasta.
El segundo lugar en precios altos lo alcanzó Remiery Orlando Carvajal Guevara, con 27.30 dólares la libra de su variedad typica sembrada en San Andrés, Lempira.

En total, los productores subastaron 36 lotes, los cuales fueron adquiridos por compradores de Japón, Corea, Estados Unidos, entre otros, a un precio promedio por libra de once dólares.

En 2017, Honduras logró un récord con Óscar Daniel Ramírez, de Danlí, con un precio de $124.50 por la libra de su café parainema.

Antes, Marysabel Caballero García (hija de Fabio) en 2016 vendió la libra de su café geisha a 122 de dólares.

En Ihcafé hubo un ambiente agradable.
La subasta electrónica fue organizada por el Instituto Hondureño del Café y la Alianza para la Excelencia del Café (ACE, por su sigla en inglés).

La Taza de Excelencia es la competencia de calidad de café más reconocida en el mundo por el grado de exigencia que tiene para la selección de los cafés que clasifican a la subasta internacional.

El quintal de 46 libras en la bolsa de Nueva York cerró ayer en 111 dólares, siguiendo con los precios bajos que ha reportado en este año. Analistas internacionales consideran que la caída en los valores ha sido por la sobreproducción del grano y al mismo tiempo a la poca promoción de su consumo en el mercado internacional.