Tegucigalpa, Honduras

Emitir dinero también tiene un costo monetario. En promedio, anualmente entran en circulación unos 2,115.6 millones de piezas entre billetes y monedas, lo que representa una erogación de L1,827.3 millones según información del Banco Central de Honduras (BCH).

El costo por pieza oscila entre $0.03 a $0.05 (que equivale entre L0.64 y L1.07) dependiendo de la denominación y los costos inherentes a las materias primas de los billetes. También influye el tipo de cambio de Lempira respecto al dólar.

Al 31 de octubre de 2014, el numerario en circulación ascendió a 2,362.7 millones de piezas de billetes y monedas de distintas denominaciones, que representan en valores nominales L20,586.6 millones y una erogación de L2,040.7 millones.

Lo anterior refleja que el gasto en impresión y acuñación de billetes y monedas es menor en comparación al valor nominal del dinero que se inyectan a la economía cada año.

De acuerdo a estadísticas del BCH, la cantidad de billetes y monedas puestos en circulación en los últimos años ha presentado un incremento promedio anual de 7.5%, lo que se debe a la demanda en el sistema financiero nacional, de los establecimientos comerciales y del público.

Asimismo, es determinado por las variaciones interanuales de las variables macroeconómicas del Producto Interno Bruto (PIB) y del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Actualmente el BCH continua acuñando y emitiendo monedas de 5, 10, 20 y 50 centavos de lempira, principalmente para atender la demanda y el normal funcionamiento del sistema de pagos de la economía nacional y para el cumplimiento a la Ley Monetaria y la Ley de Protección al Consumidor.

Sin embargo, con respecto a las monedas de 1 y 2 centavos, ya no hay demanda, por lo que se ha eliminado su acuñación y emisión, indicaron las autoridades del órgano rector de la política monetaria.

El Banco Central es el único ente autorizado para emitir moneda en Honduras.

El Banco Central es el único ente autorizado para emitir moneda en Honduras. Foto: Andro Rodríguez

Para Luis Guifarro, jefe de la carrera de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), manifestó que son pocas las casas especializadas para la emisión de dinero, por lo que los costos pueden ir en aumento por las materias primas.

“Esto es algo normal que ocurre en los costos de impresión de billetes y emisión de monedas y que afronta la mayoría de los países que no pueden producir moneda”, indicó.

Lea: Sobreliquidez bancaria

En ese sentido, explicó que este proceso de emisión se hace mediante licitación privada porque no se pueden publicar todas las características de los billetes, ya que esto da origen a falsificaciones.

“Estos costos los debe afrontar los Bancos Centrales y el Gobierno porque no se puede mandar a imprimir a cualquier casa fabricante de billetes aunque coticen un menor precio porque puede ser arriesgado”, apunta y agrega que la adición de circulante debe corresponder al crecimiento de la economía.