20/02/2024
12:05 AM

Empresa no descarta acción legal

Fábrica de arneses se siente afectada por las acusaciones de dirigentes obreros

San Pedro Sula. Honduras Electrical Distribution Systems (HEDS), la empresa señalada de violar los derechos de los trabajadores por presuntamente obligarlos a usar pañales desechables en horas laborales, no descarta tomar acciones legales en contra de quienes levantaron lo que considera acusaciones falsas y calumnias.

La empresa fabricante de arneses eléctricos, subsidiaria de KyungshinLear, de capital conjunto coreano-estadunidense, fue señalada la semana anterior por parte de dirigentes obreros de -con tal de no detener la producción- obligar a sus trabajadores a usar pañales desechables para evitar que estos pierdan tiempo en ir a hacer sus necesidades fisiológicas.

Sin embargo, una visita a las instalaciones de empresa señalada echa por tierra las acusaciones, lo que no obstante puede traer consecuencias negativas no solo para la empresa, sino también perjuicio para sus trabajadores, quienes ven en estos hechos una campaña malintencionada que podría poner en riesgo sus puestos de trabajo.

Acciones legales

Luis Rivera, gerente de ingeniería de la compañía, declaró que “la empresa se reserva el derecho de actuar conforme a la ley en caso de injurias o calumnias”.

Rivera explicó que en todas sus líneas de producción laboran trabajadores especialmente entrenados, a los que conocen como “multifuncionales”, que son los encargados de cubrir la ausencia temporal de alguno de sus compañeros de trabajo.

“Tenemos dos multifuncionales por cada línea. Cuando una persona necesita ir a tomar agua o al baño o ir a la enfermería, el multifuncional es la persona que se encarga de cubrir durante ese período”, dijo Rivera.

Un equipo de LA PRENSA visitó las instalaciones de la empresa y constató en el lugar que los trabajadores pueden ir y venir libremente a los servicios sanitarios, los que además cuentan con todas las condiciones de higiene.

El vocero recalcó que las acusaciones son completamente falsas, ya que cada trabajador cuenta con el tiempo necesario para ir al baño, tomar sus alimentos y ser atendido por el médico cuando lo necesite. “Estas injurias lo único que hacen es socavar la dignidad del trabajador”, dijo el ejecutivo.

Durante la visita, pudo comprobarse que los trabajadores pueden moverse de sus puestos de trabajo si necesitan hacerlo, como quedó demostrado durante la visita a la enfermería, cuando algunos de los empleados (incluyendo a una joven embarazada), ingresaron para recibir atención.

Preocupados por su trabajo

Los trabajadores de la fábrica manifestaron su preocupación por los posibles efectos negativos de la que llaman una campaña injustificada en contra de la empresa.

“El primer sentimiento que uno experimenta es de tristeza por ese tipo de declaraciones, sin tener idea de lo que eso conlleva”, lamentó Marvin Fúnez, coordinador de ingeniería y con nueve años de laborar en la empresa. Fúnez aseguró que los trabajadores tienen la libertad de ir al baño cuando lo necesitan; expresó su pesar por las acusaciones y recriminó el actuar de los dirigentes obreros, “no entienden que están poniendo en riesgo los cuatro mil empleos de la gente que trabaja aquí”, reclamó.

Los trabajadores también dijeron sentirse satisfechos por el trato que les da la empresa.

“La empresa da un excelente trato a sus trabajadores. Es un buen ambiente, me gusta trabajar aquí”, dijo Josué Morris, auxiliar de métodos. La operaria Carmen Alemán comentó que “me siento bien en mi trabajo, porque gracias al él llevo el sustento a mi casa y me siento bien con mis jefes”.