Más noticias

La agroecología para la seguridad alimentaria y nutrición

La agroecología es una visión basada en una mejor integración entre las ciudades y el campo”

San Pedro Sula, Honduras.

A medida que avanzamos hacia una población de 9 mil millones, la actividad rutinaria de la agricultura ya no es una opción viable.

Los sistemas alimentarios intensivos han estado fallando. A pesar de que hoy en día existen suficientes recursos para proveer una alimentación adecuada, se ha venido creando una paradoja en el aumento de la producción y el hambre creciente a nivel mundial, que demuestra que el problema no es la carencia de los alimentos, sino que la falta del acceso a ellos.
Adicional, la población se enfrenta a la malnutrición, al sobrepeso, obesidad, y el alto índice de productividad ha generado un impacto ambiental considerable.

El uso generalizado tanto de fertilizantes como pesticidas químicos ha contribuido a la degradación de la tierra, la contaminación del agua y la pérdida de biodiversidad.

Esta situación hace cuestionar cómo se está desarrollando y empuja a los actores involucrados a buscar soluciones para el futuro.

La respuesta no necesariamente debe ser la adquisición de máquinas de alta tecnología, una medida prometedora proviene de la conexión de los agricultores con la naturaleza que busca gestionar sistemas sostenibles que incrementen la resiliencia climática para ofrecer alimentos saludables al igual que asequibles para todos.

El campo de la agroecología puede ofrecer varias contribuciones en este sentido.

La agroecología es una visión basada en una mejor integración entre las ciudades y el campo, los consumidores y los productores, propone soluciones a lo largo de la cadena alimentaria: iniciando desde la gestión óptima de la materia orgánica del suelo para una mejor fertilidad, la reducción de la erosión, producción de alimentos suficientes, inocuos, nutritivos, distribución a través de cadenas de valor más cortas, más ingresos para los agricultores, mejores precios para los consumidores, la gestión adecuada y el compostaje de residuos orgánicos, entre otros.

Al implementar prácticas agroecológicas, se crea resiliencia mediante la diversificación de la producción agrícola, el uso de diferentes cultivos, especies y razas minimizará los riesgos de pérdida completa tanto de la cosecha como financieros ante eventos climáticos extremos.

Esta diversificación proporciona el mejor uso y conservación de los recursos disponibles, explorando todas las variables relacionadas con el agua, suelo, para promover los ciclos de nutrientes en las fincas con la integración del ganado y los cultivos perennes.

También aminora la necesidad de mecanización, productos químicos, permite el almacenamiento de dióxido de carbono en la materia orgánica del suelo, ocasionando una disminución drástica de la emisión de metano, óxido nitroso y otros gases de efecto invernadero relacionados así como la dependencia a los combustibles fósiles.

Estas son algunas de las razones por la que la agroecología es una de las áreas de trabajo que la FAO ha decidido enfocar en su más reciente publicación, transformar la alimentación y la agricultura para alcanzar los ODS, una guía que establece 20 acciones interconectadas para mapear estrategias para los objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la alimentación y la agricultura, en particular el ODS 2: Cero Hambre.

Arely Maldonado
Directora de Desarrollo Sostenible de Fundahrse.
Enlace ante el Consejo Mundial Empresarial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD). Máster en Administración de Empresas y Finanzas (Cum Laude)