La RSE y su relación con la pandemia del COVID-19

La crisis del COVID-19 es un tema de derechos humanos, considera el presidente de la junta directiva de Fundahrse, Mateo Yibrín

Mateo Yibrín es presidente de la junta directiva de Fundahrse.
Mateo Yibrín es presidente de la junta directiva de Fundahrse.

San Pedro Sula, Honduras.

Nos encontramos en una crisis sanitaria mundial y desde nuestra instancia, Fundahrse, no nos hemos quedado con los brazos cruzados. Hemos estado realizando diferentes acciones aprovechando la tecnología y las ideas de nuestro equipo llevadas a cabo a través de las herramientas, conocimientos y medios para responder ante el COVID-19.

Si bien es cierto antes se hablaba mucho del trabajo en casa, ya existían empresas en nuestro país que estaban implementándolo, pues hoy, nos toca adaptarnos a la realidad, podemos decir que el trabajo desde casa es una opción viable, segura y efectiva.

Sin embargo, hay ciertas industrias que aún con todas las herramientas tecnológicas, se vuelve difícil manejarlo remotamente y esas son las empresas que deben lidiar con sistemas innovadores y normas estrictas de bioseguridad.

Actualmente, muchas empresas han aprovechado y usado sus activos y capacidades para satisfacer las necesidades apremiantes de las personas y las comunidades, han fabricado sus equipos de protección personal y han distribuido donaciones de máscaras, desinfectantes de manos, equipo médico y otros.

Admiramos a las empresas que han transformado rápidamente su estilo de negocios, muchos pasaron a ser negocios en línea, algo que probablemente lo tenían planificado para posteriores meses.

La situación que vivimos impacta directamente con las materias que trata la Responsabilidad Social Empresarial, por esta razón deseamos motivar a las empresas miembro a documentar y registrar las buenas prácticas que han realizado.

La gobernanza de la organización debido a las decisiones significativas que debemos tomar y las cuales determinarán el curso de nuestras empresas, por esta razón debemos ser visionarios y a la vez, precavidos.

La crisis del COVID-19 es un tema de derechos humanos, porque todos tenemos el derecho de acceder a la alimentación, al agua, atención médica, así como también debemos velar por los inmigrantes, las personas mayores y las personas con discapacidad.

También concierne a las prácticas laborales ya que, es deber nuestro mantener los puestos de trabajo de la organización y realizar los pagos correspondientes de toda la planilla laboral. No es un tema fácil, pero como sector empresarial podemos unirnos para exigir que las autoridades gubernamentales nos respalden.

Tiene relación con el medio ambiente, por fin la naturaleza puede ser ella misma, respirar, florecer, nacer nuevamente. Las prácticas justas de operación es la otra materia que implica ser transparentes y éticos en todas nuestras transacciones.

Asunto de consumidores, puesto que debemos informar a la población sobre las nuevas formas de adquirir los servicios y productos, horarios, etc. manteniendo las medidas de prevención y la seguridad de todos.

Por último, la participación activa y desarrollo de la comunidad, porque parte de nuestra responsabilidad es estar atentos a las necesidades de las comunidades en que operamos, a través del diálogo podemos escucharlos y ayudarlos.

La situación que actualmente vivimos es un desafío que interpone la salud sobre lo económico. Es momento de unirnos, de ser solidarios con nuestro público interno y las comunidades, de reconectarnos con lo que teníamos pendiente, de ser capaces de transmitir los valores más que nunca aún en medio de la incertidumbre.

Mateo Yibrín es presidente de Fundahrse.

La Prensa