16/08/2022
12:56 AM

Más noticias

Déficit fiscal e inversión, los puntos débiles de Honduras

El país enfretaba retos similares cuando firmó el acuerdo anterior en 2010.

San Pedro Sula, Honduras.

Honduras arrastra un pasado reciente de metas inconclusas cuando consigue firmar el acuerdo “stand by” con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El impacto de concretar las negociaciones 2014-2017 implica un amparo de buena conducta ante la comunidad internacional.

“Sin embargo, al momento que Honduras no cumpla inmediatamente, ese respaldo se suspende”, advierte el economista Raúl Reina.

El informe sobre la consulta del Artículo IV que se realizó en abril de 2009 (para revisar el tratado de once meses que se había firmado a inicios de 2008) manifestaba que el desempeño en ese entonces era mixto.

Las razones eran que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), se ubicaba por encima de la tendencia y el déficit fiscal estaba en números rojos, por el aumento de la inflación y el debilitamiento de la posición externa.

A pesar de las esfuerzos del Gobierno por concretar la firma con el organismo internacional este día, las aspiraciones se pospusieron por lo menos hasta el 21 de noviembre. “Para ser honesto, siempre un proceso de esta naturaleza toma seis semanas; nosotros finalizamos el 13 de octubre. Lo que estábamos tratando de hacer era presionarlos un poco para que pudieran avanzar”, expuso Marlon Tabora, presidente del Banco Central de Honduras (BCH).

“Un país va al FMI cuando no tiene solvencia económica. Es por eso que se requiere reducir el déficit fiscal y fomentar la inversión extranjera y nacional”, sostiene Hugo Noé Pino, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

Foto: La Prensa