Comayagua, Honduras.

Un crecimiento sin precedentes en el volumen de producción prevén los cultivadores y exportadores de camote hondureño, que apuestan por ampliar las ventas en los mercados existentes y además incursionar en nuevos mercados.

Este año ambos sectores trabajan en la ampliación del área cultivada en más de 800 hectáreas, las cuales estarán distribuidas en Comayagua, La Paz, Olancho y Cortés.

Actualmente se estima que el área total sembrada en esta zona asciende a 700 hectáreas, pero con la incorporación de los nuevos espacios de cultivo la cifra alcanzará las 1,500 hectáreas para el 2017, informó Roger Cruz, inspector fitosanitario del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasa).

Destacó que en el Valle de Comayagua se concentra el 90% del cultivo de este tubérculo.

“Este es un producto que ha tenido mucho éxito aquí. Tal es así que contamos con cinco exportadoras”, declaró el representante de Senasa.

Agregó que los principales mercados adonde se envía el producto hondureño son Estados Unidos y Europa.

La Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) calcula que el país percibe más de 900 millones de lempiras al año por concepto de exportación de malanga, calabaza y camote.

Productividad

El experto aseveró que el rendimiento de este cultivo por hectárea es muy bueno, ya que es de 115,000 a 120,000 libras por hectárea. Añadió que el camote nacional se destaca por su buen sabor y por la calidad.