Santiago de Chile.

El dinámico escenario internacional, caracterizado por la revolución tecnológica, la globalización de los patrones de consumo, la organización de la economía mundial en grandes bloques y la presión progresiva sobre el medio ambiente, presenta nuevos desafíos y oportunidades a las relaciones estructurales entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas, preparó una publicación especial que será entregada como un aporte a la próxima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE), que tendrá lugar en Bruselas el 10 y 11 de junio de 2015.

El documento fue presentado ayer a los embajadores de los países miembros de la Comisión durante un encuentro en Santiago.

En el informe titulado La Unión Europea y América Latina y el Caribe ante la Nueva Coyuntura Económica y Social, la Cepal presenta las realidades económica y social de ambos bloques a fin de profundizar el diálogo entre las regiones y buscar puntos en común que permitan trabajar en la senda del desarrollo sostenible con mayor igualdad para lograr sociedades prósperas, cohesionadas y sostenibles para los ciudadanos.

“Estamos ciertos que este diálogo suscitará iniciativas encaminadas a fomentar la innovación para el crecimiento sostenible, asegurar una educación de calidad para todos, garantizar la seguridad y combatir el cambio climático”, plantea Alicia Bárcenas, Secretaria Ejecutiva de la Cepal, en el documento.