San Pedro Sula, Honduras.

La calidad y el sabor del cacao que se produce en el país ha despertado el interés en el mercado internacional; tanto así que organismos procedentes de Canadá, Suiza y Estados Unidos han implementado programas con el fin de potenciar este sector.

Con el apoyo financiero de los organismos internacionales, el parque cacaotero pasó de 1,200 hectáreas en 2010 a 4,400 en la actualidad, aseguró Roberto Tejada, gerente de Comunicaciones de la Fundación Hondureña de Investigación Agrícola (Fhia), con lo que esperan superar las exportaciones de este año que rondan 1,500 toneladas.

Tejada explicó que uno de los grandes objetivos es lograr que los productores mejoren sus prácticas de cultivo y procesamiento para obtener un cacao de calidad gourmet que se pueda colocar fácilmente en el mercado europeo, donde el precio es más alto. Esto permitirá revertir el destino que tienen actualmente las exportaciones. “El 80% de la materia prima del chocolate que se produce en el país se vende sin procesar a Guatemala y El Salvador. Solo el 19% tiene como destino Europa, donde debemos apuntar. El consumo nacional solo llega al 1%”, refirió Tejada.

Proyectos

En los últimos cinco años, la embajada de Canadá es quien más ha ayudado a reactivar este sector con la implementación de un programa, cuyo costo asciende a $7 millones. “Con este programa se cultivaron 2,200 nuevas hectáreas; y se reactivaron 1,000 hectáreas, las cuales producirán 1,500 toneladas el próximo año”, dijo Tejada.

Otros proyectos como Procacao, financiado por la Agencia Suiza de Cooperación para el Desarrollo, estima que incentivan la siembra de 1,000 hectáreas, con una inyección de $4.9 millones. Mientras, la Asociación Coordinadora Indígena y Campesina de Agroforestería Comunitaria de Centroamérica (Acicafoc), financiada por el Banco Mundial, apoya con $2.2 millones el desarrollo de infraestructura para el beneficiado y fermentación.

Dalila Rodríguez, presidenta de Damas Chocolateras de Jutiapa (Atlántida), beneficiada con estos proyectos, contó con orgullo que pasaron de producir cacao a elaborar chocolate. “Nos construyeron una planta de procesamiento y nos enseñaron a preparar chocolate”, señala.