San Pedro Sula, Honduras.

Naciones hermanas como Panamá y Costa Rica han liderado la carrera por incorporarse a la Alianza del Pacífico.

Ahora que Honduras firmó un tratado de libre comercio (TLC) con Perú, la competencia es más reñida.

Este bloque comercial conformado por Chile, México, Colombia y Perú condensa el 40% del producto interno bruto (PIB) de América Latina y los expertos no descartan que los cuatro países crezcan en conjunto a un 4.5% cada año, lo que se traduce en más inversión y empleo.

Los dos últimos, anzuelos para Centroamérica.

“Costa Rica desde hace tiempo tomó la iniciativa de abrirse al mercado mundial y por eso ha firmado tratados bilaterales de muy avanzada naturaleza al resto del istmo”, comenta Ricardo Solera, vicepresidente de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR).

El empresario comenta que se invitó a su país a pertenecer a la Alianza del Pacífico, tras los esfuerzos de la política tica por negociar tratados comerciales atractivos.

“Nos parece una buena opción, siempre y cuando logremos proteger lo que habíamos excluido de los tratados bilaterales”, advierte.

Foto: La Prensa



Industria favorecida

Daniel Aguilar, presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), considera que, de ingresar a esta alianza se cambiaría la dimensión de los mercados. “Cuando hacemos tratados con naciones avanzadas podemos adoptar sus tecnologías y mejorar nuestros niveles industriales”.

El industrial reconoce que el país necesita trabajar en puntos como la creación de productos con valor agregado que nos hagan más competitivos.