16/05/2022
12:01 AM

Más noticias

A $2,444 millones llegó la deuda externa de Zelaya

El gobierno del depuesto presidente Manuel Zelaya Rosales dejó al país con una deuda externa de 2,444.8 millones de dólares hasta el primer semestre de este año.

El gobierno del depuesto presidente Manuel Zelaya Rosales dejó al país con una deuda externa de 2,444.8 millones de dólares hasta el primer semestre de este año, según un informe oficial del Banco Central de Honduras, BCH.

Cifras de la Secretaría de Finanzas revelan que en 2004 el saldo de la deuda externa fue de 5,208.7 millones de dólares, en 2005 bajó a 4,452.6 millones, en 2006 se redujo a 3,021.2 millones y en 2007 cayó a 2,049.9 millones de dólares gracias a la gestión del gobierno del ex mandatario nacionalista Ricardo Maduro, cuando Honduras alcanzó el punto de culminación de la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados y logró la condonación de 3,800 millones de dólares.

Honduras se comprometió con los organismos internacionales a que el dinero de la condonación lo destinaría a la Estrategia de Reducción de la Pobreza, ERP, con el objetivo de bajar la pobreza en 24 puntos en un período de 10 años, lo cual no se cumplió.

Sin embargo, en el periodo de Manuel Zelaya, la deuda externa del país comenzó a dispararse y amenazó con volver a los niveles anteriores.

Sólo a junio de 2008, la deuda externa de mediano y largo plazo ascendió a 2,141 millones de dólares, según un informe del Fondo Monetario Internacional, FMI, y a eso hay que agregarle el total de la nueva deuda contratada.

En el primer semestre de 2009, la administración de Zelaya suscribió convenios de deuda externa por un monto de $208.1 millones, de los cuales $97.1 millones fueron con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, $44.7 millones con Petróleos de Venezuela, SA, Pdvsa, $32.6 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica, Bcie, con la Asociación Internacional de Fomento, AIF, $31.4 millones, y $2.2 millones con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, Fida.

Los recursos provenientes de estos préstamos se usarían en financiamientos de proyectos de los sectores energético, agrícola, salud, transporte y varios.

Sin embargo, ahora los entes contralores y fiscalizadores del Estado investigan el destino de estos milllonarios recursos, ya que existen denuncias de que fueron despilfarrados.

Fosdeh lo advirtió

A finales del año pasado, el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras, Fosdeh, advirtió que al ritmo en que Zelaya llevaba al país, la deuda externa en enero de 2010 subiría a 3,000 millones de dólares. El Fosdeh cuestionó la política de endeudamiento de Manuel Zelaya porque el país volvió por el camino de la insostenibilidad de la deuda externa.

El BCH reveló que el saldo del endeudamiento externo al 30 de junio 2009 aumentó en 128.4 millones de dólares frente al monto registrado a diciembre del año anterior, cuando cerró en $2,316.4 millones, y se sitúa en $2,444.8 millones.

“No sabemos para qué nos endeudó Zelaya”

Guillermo Altamirano, economista, explicó: “Con el Gobierno anterior no sabíamos con claridad para qué nos endeudábamos a largo plazo, ni mucho menos los proyectos que realizarían”.

El analista recomendó emplear esos recursos en la creación de nuevas inversiones que generen empleos temporales para combatir el desempleo. Aconsejó “invertir en carreteras, hospitales y escuelas, proyectos a largo plazo que ayudarán al país a salir del subdesarrollo”.

Al preguntársele sobre endeudarse en tiempos de crisis económica, Altamirano dijo: “Es bueno tener recursos disponibles para responder a casos como los actuales, cuando tenemos cerradas algunas fuentes de financiamiento”. Reconoció: “Estos préstamos permitieron levantar las reservas internacionales del Banco Central”.

El economista recordó que “la deuda externa condenada en el gobierno de Maduro fue histórica”.

En ese entonces, mencionó Altamirano, el 6.4% de los hondureños eran pobres y según el Instituto Nacional de Estadística, INE, actualmente en todo Honduras existen 328 mil familias que viven en la pobreza y sobreviven con apenas 9.50 lempiras al día, es decir, 50 centavos de dólar., “son cifras que comprueban que no cumplió con el pacto de erradicar la extrema pobreza”.

La deuda interna se duplicó

En cuanto a la deuda interna del país, el ex presidente Zelaya duplicó el saldo en tres años y medio y llegó a 6,777 millones de lempiras, para un incremento preliminar de 98 por ciento, utilizando dichos fondos para financiar su creciente gasto corriente y cumplir las promesas populistas.

Finanzas indica que, de dicha deuda, unos L 12,832 millones corresponden a endeudamiento interno bonificable, por deuda no bonificada son 479.07 millones y créditos avalados por 405.1 millones.

Por la falta de un acuerdo de país con el Fondo Monetario Internacional, FMI, el nuevo Gobierno aprovecha la liquidez del sistema financiero privado para agenciarse fondos frescos. Según Gabriela Núñez, ministra de Finanzas, la deuda interna se volvió un problema significativo en el corto plazo para las pasadas autoridades.