Honduras ya ha solicitado 371 millones de dólares al BCIE

El Banco Centroamericano de Integración Económica estima que en 2021 la economía de la región experimentará un leve crecimiento.

El impacto del covid-19 será tres veces mayor respecto al Mitch, ya que muchas personas no podrán encontrar empleo.
El impacto del covid-19 será tres veces mayor respecto al Mitch, ya que muchas personas no podrán encontrar empleo. /

Tegucigalpa, Honduras.

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) es uno de los organismos multilaterales que más financiamiento ha ofrecido a los países de la región para atender la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia del covid-19.

No obstante, la demanda de recursos ha sido poca y solo dos países han gestionado la mayor parte de fondos.

Dante Mossi, presidente ejecutivo del Banco Centroamericano, dijo ayer a medios de comunicación de la región que de 2,400 millones de dólares aprobados en el plan de contingencia solo han sido asignados 825 millones, equivalente al 35%.

Señaló que el país que más recursos ha demandado es Honduras con 371 millones de dólares, con un desembolso de 120 millones.

Le sigue Nicaragua, continuó, mientras que Guatemala no ha gestionado recursos del plan de contingencia. En el caso de Costa Rica y El Salvador, las gestiones de préstamos están pendientes de ratificación en los congresos de esos países.

Mossi dijo que organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha llamado a los países a contratar más endeudamiento para cubrir la caída de la inversión privada y así poder generar más empleos. Explicó que las condiciones financieras de los préstamos del BCIE son favorables, ya que son plazos de 20 años y cinco de gracia, lo que permite a los gobiernos cubrir esos compromisos.

Según el presidente del Banco Centroamericano, en noviembre próximo será revisada la cartera del plan de contingencia, el que expira en diciembre de 2020, y así decidir si se redestinan los recursos a los países que lo demanden.


Perspectivas

Las proyecciones del presidente del BCIE son que las condiciones para la recuperación económica de la región no serán tan adversas.

Sostuvo que en comparación con los efectos del huracán Mitch, el que azotó en octubre de 1998 a los países de Centroamérica, esta vez no hay destrucción de infraestructura y muchos sectores productivos han continuado operando. “El problema que deberán afrontar los países es la falta de mercado y que la demanda internacional de sus productos mejore”.

No obstante, dijo que el impacto económico del covid-19 sí será tres veces mayor respecto al Mitch, ya que muchas personas no podrán encontrar empleo. Por el momento, el BCIE estima que en 2021 la economía centroamericana experimentará un leve crecimiento, pero no disponen de cifras.

La Prensa