Economistas dan propuestas para mejorar clima socioeconómico

El equipo técnico del Fosdeh presentó una serie de propuestas para la reconversión económica y social de Honduras. Una implica en volver la vista a la agricultura nacional.

El equipo técnico durante la presentación a través de Zoom.
El equipo técnico durante la presentación a través de Zoom.

SAN PEDRO SULA.

La crisis económica agudizada con la pandemia podría provocar una caída cercana del 40 al 45% y hasta un poco más de la recaudación tributaria en 2020 y acarrear mayor endeudamiento al país para financiar parte del gasto público, alertaron economistas del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh).

Los especialistas presentaron en una conferencia virtual el documento “Elementos de diagnóstico y lineamientos de una propuesta de reconversión económica y social de Honduras”.

El documento, disponible en el sitio web del Fosdeh, busca ofrecer una plataforma propositiva capaz de iniciar el debate y construir entre los distintos sectores relaciones de colaboración y diálogo a partir de una agenda específica y concreta de acción.

¿Qué hacer?
1- Los economistas plantearon que Honduras debe dar los pasos necesarios que lo hagan capaz de producir beneficios, facilidades y oportunidades sociales que aseguren un clima socioeconómico y político sostenible en el tiempo.

2- Adoptar políticas y realizar inversiones encaminadas a respaldar la producción agrícola y mantener las cadenas de suministro esenciales.

“Creemos que lo que se ha hecho hasta el día de hoy en la reactivación económica está muy lejos de lograr una verdadera recuperación económica que garantice inclusión social”, dijo Rodulio Perdomo, economista investigador del Fosdeh y uno de los autores del informe.

De acuerdo con la información oficial disponible, los ingresos de Honduras por recaudación fiscal hasta mayo pasado disminuyeron 21.9%, lo que representa L9,667.7 millones (388.2 millones de dólares) menos con relación al presupuesto previsto (1,098 millones de dólares).

En criterio del Fosdeh, el Gobierno debe evitar pensar que la crisis actual es pasajera y puede solo enfrentarse con reasignaciones presupuestarias.

“Ante esa perspectiva, las acciones a tomar deben ser congruentes con los riesgos. Implica que, por ejemplo, ante la creciente inseguridad alimentaria, las autoridades públicas deben volver rápidamente la vista al millón de hectáreas planas con riego que el país dispone y explota muy poco en, al menos, 31 valles”, señala el informe.

Esto implica volver la vista al agro, empoderar y proporcionar al campesinado de los recursos necesarios para sembrar, cosechar y comercializar. “Estemos conscientes de que, como lo advierte la FAO, si se interrumpen las cadenas de suministro alimentario y los medios de vida se vuelven insostenibles, es más probable que las poblaciones vulnerables abandonen sus medios de subsistencia y emigren en busca de recursos -como lo haría cualquiera de nosotros- con la consecuencia indeseada de una posible propagación ulterior del virus y el probable agravamiento de las tensiones sociales”, añaden los economistas en el estudio.

Las lecciones aprendidas en crisis anteriores deberían orientar las políticas y respuestas actuales. Todas ellas ponen de manifiesto la necesidad de actuar con rapidez y anticiparse a los efectos colaterales de la pandemia de covid-19, reflexiona el equipo técnico en el informe.

La Prensa