Milán, Italia.

El inoxidable Zlatan Ibrahimovic prolongó con casi 41 años, que cumplirá en octubre, una temporada su contrato con el AC Milan, anunció este lunes el club.

“El AC Milan está feliz de anunciar la renovación del contrato de Zlatan Ibrahimovic hasta el 30 de junio de 2023. El delantero sueco continuará llevando el número 11”, anunció el club que regresó en mayo a la cima del fútbol italiano conquistando el 19º ‘Scudetto’ de su historia.

Su rol de líder, como principal relevo del entrenador Stefano Pioli, es esencial, pese a que el goleador, que ha pasado por Ajax de Amsterdam, Juventus, Inter, FC Barcelona, París SG, Manchester United y Los Ángeles Galaxy, jugó finalmente poco la pasada temporada, afectado por varias lesiones en los tendones de Aquiles y en la rodilla izquierda.

Tras terminar la temporada, sufriendo y frustrado por un tiempo de juego demasiado corto, se sometió a una operación quirúrgica en mayo para reconstruir su ligamento cruzado anterior, lo que se hacía indispensable tras meses de calvario.

Ahora deberá respetar una convalecencia de siete u ocho meses, lo que le impedirá jugar antes de 2023.

Rebaja en su salario

Aunque el Milan le ofrece un año suplementario, su salario ha sido ampliamente revisado a la baja y comporta varias partes variables teniendo en cuenta sus partidos y actuaciones la próxima temporada, según la prensa italiana.

El sueco cobraba unos siete millones de euros, con incentivos, la pasada temporada, donde la mayor parte procedía de bonus por objetivos.

Sin embargo, tras esta renovación, este curso pasará a percibir no más de un millón fijo, aunque, según un criterio de goles y asistencias reflejado en el contrato, podría llegar a aumentar esos ingresos.

Y para respaldar al francés Olivier Giroud en punta, el club se reforzó a principios de julio con la adquisición del belga Divock Origi.

Con esta prolongación, Ibrahimovic retrasa un poco más el momento de colgar las botas, para después, según algunos medios de comunicación, reconvertirse en dirigente en el club ‘rossonero’.