Doha, Qatar.

El partido entre Argentina y México, que acabó con victoria para los primeros gracias a los goles de Lionel Messi y Enzo Fernández, registró lleno en el estadio de Lusail, con 88.966 espectadores en las gradas, siendo el encuentro con más asistencia en un Mundial desde la final de Estados Unidos’94.

Aquel 17 de julio en el que Brasil e Italia se enfrentaron en el Rose Bowl de Los Ángeles (California, Estados Unidos) reunió a 94.194 espectadores, que presenciaron cómo Brasil se hacía con su cuarta Copa del Mundo tras vencer a Italia en los penaltis (3-2) después del empate sin goles.

No se pierda toda la cobertura de Qatar 2022 activando su cuenta de registro aquí

El Estadio de Lusail es el recinto más grande en el Mundial de Qatar 2022 y además de albergar partidos de todas las fases fue el escenario elegido para alistar la gran final del torneo.

Lionel Messi dio vida a Argentina cuando más lo necesitaba y condujo a la victoria por 2-0 este sábado a su equipo frente a México, que queda en situación crítica en el grupo C del Mundial de Qatar-2022.

El astro del París Saint-Germain fue el artífice del triunfo albiceleste, primero anotando el 1-0, con un tiro desde fuera del área, en el minuto 64, y luego con una asistencia para que Enzo Fernández, en el 87 con un disparo cruzado, sellara el 2-0.

Argentina, que hubiera quedado eliminada en caso de derrota, revivió después del sonado tropiezo en el debut ante Arabia Saudita.

La Albiceleste saltó al segundo lugar del grupo con 3 puntos, solo superada por Polonia, que es líder con 4 unidades. Los sauditas son terceros con 3 puntos -y peor diferencia de goles que los argentinos- y cierran la llave los mexicanos, con apenas uno.

En la tercera y última jornada, Argentina dependerá de sí misma: si gana logrará el objetivo de pasar a octavos y muy probablemente como líder.

Un empate haría depender su clasificación del resultado del México-Arabia Saudita y una derrota ante los polacos eliminaría a Argentina.