Australia.

A un paso del récord masculino de títulos del Grand Slam, N.1 mundial, reconciliado con el público en el último US Open, Novak Djokovic estaba sin duda mejor posicionado que nunca para seducir a los patrocinadores, antes de que su culebrón australiano, cerrado este domingo con el rechazo de su recurso contra su expulsión, volviera a enturbiar su imagen.

Estos son los principales episodios de la polémica sobre Novak Djokovic, el número uno del tenis que quería participar en el Abierto de Australia (17-30 enero) sin estar vacunado, y que abandonó el país este domingo.

.16 de diciembre:

Dos días después de haber asistido a un partido de básquet en Belgrado, luego del cual varias personas dieron positivo al covid-19, Djokovic se realiza un test de antígenos con resultado negativo y luego una PCR, que un día después fue positivo.

Antes de conocer el resultado, el tenista asiste a la presentación de un sello con su imagen en Serbia.

17 de diciembre

El jugador, de 34 años, participa en un acto con jóvenes tenistas. Novak Djokovic segura que efectuó antes un segundo test de antígenos, que dio negativo. “No tenía síntomas, me sentía bien y no había recibido la notificiación del PCR positivo antes del fin de ese evento”, aseguró en un comunicado publicado en Instagram el 12 de enero.

18 de diciembre:

Igualmente en Belgrado, concede una entrevista y una sesión de fotos al diario deportivo francés L’Équipe, con motivo de la concesión del trofeo “Campeón de los Campeones”. Sabía ya entonces que era positivo al covid-19.

“Me sentí obligado (...) ya que no quería fallar al periodista, pero cuidé la distancia social y el uso de la mascarilla, salvo en la fotografía”, dice. “Fue un error de juicio y admito que tendría que haber aplazado ese compromiso”, afirma.

25 de diciembre:

Djokovic es fotografiado en Belgrado en compañía del jugador serbio de balonmano Peter Djordjic.

Djokovic tuvo que salir de Australia y se perderá el primer Grand Slam del 2022.

31 de diciembre:

La Academia SotoTennis tuitea un vídeo de Djokovic entrenándose en Marbella (España). El 2 de enero, la prensa local le fotografía entrenándose, también en Marbella.

4 de enero:

Djokovic anuncia que viaja a Australia para defender su título gracias a una “exención médica” que le permitirá jugar el torneo, aunque sin precisar en qué consiste.

Todos los tenistas que participen en el Abierto de Australia deben estar vacunados contra el covid-19 u obtener una exención médica, otorgada por una comisión de expertos independientes.

5 de enero:

Djokovic llega por la noche al aeropuerto de Melbourne pero se ve bloqueado por no haber rellenado el formulado adecuado para la visa de entrada en el país.

El Primer Ministro australiano Scott Morrison exige a Djokovic que aporte una prueba de que la “derogación médica” de la que se beneficia para participar en el torneo está justificada, sin la cual será devuelto “a casa por el primer avión”.

Su visa es anulada.

6 de enero:

El tenista interpone un recurso ante la justicia contra la anulación de su visa y su expulsión. Esta es suspendida y es llevado a un centro de retención.

8 de enero:

Djokovic habría recibido la exención médica después de haber dado positivo al covid-19 el 16 de diciembre, informaron sus abogados en el escrito de apelación.

10 de enero:

Un juez australiano ordena la liberación inmediata de Djokovic. En su opinión, si las autoridades le hubieran dado tiempo “hubiera podido consultar a otras personas y presentar argumentos para explicar por qué su visa no debería ser cancelada”.

El gobierno australiano concede que la manera en la que se realizó la entrevista no fue “razonable”. Un abogado del gobierno advierte sin embargo que el ejecutivo puede todavía decidir una expulsión, lo que tendría como consecuencia el veto a su entrada en territorio australiano durante tres años.

11 de enero:

El jugador retoma el entrenamiento.

Parece que en el documento entregado a su llegada a Melbourne no señaló que había estado en España dentro de los 14 días previos a su viaje, algo que podría conllevar su expulsión.

12 de enero:

Djokovic denuncia en un comunicado en Instagram la “desinformación” sobre sus apariciones en público tras su test positivo el 16 de diciembre y aporta su cronología de los hechos.

En lo referente a no haber señalado su presencia en España dentro de los 14 días precedentes al viaje, Djokovic reconoce “un error humano” que “no fue deliberado” por parte de su “agente”.

13 de enero:

El sorteo del Abierto de Australia designa al serbio Miomir Kecmanovic (78º de la clasificación mundial) como adversario de Djokovic en primera vuelta.

14 de enero:

El gobierno australiano anula nuevamente el visado de Djokovic, estimando que su presencia en Australia “podría alentar el sentimiento antivacunación”.

15 de enero:

El tenista serbio regresa al centro de detención a la espera de una decisión definitiva por parte de la justicia sobre su recurso para que su expulsión sea bloqueada.

16 de enero

El Tribunal federal australiano rechaza el recurso del N.1 del mundo contra su expulsión. “Extremadamente decepcionado”, el vigente campeón en Melbourne “respeta la decisión” y abandona el país en un vuelo con destino Dubái.

“(Su) ausencia en el Open de Australia es una pérdida para el tenis”, estimó la ATP. “(Los dirigentes australianos) se humillaron a sí mismos”, lanza el presidente serbio Aleksandar Vucic.

En sentido contrario, el gobierno local se felicita de la victoria judicial a través de su ministro de inmigración: “La política cerrada de protección de fronteras de Australia nos ha mantenido seguros durante la pandemia”, afirma este último, Alex Hawke.