El Napoli salió victorioso este lunes del intercambio de goles en su primer partido de la Serie A, al que se vio sometido ante un Hellas Verona que se adelantó en el marcador pero que no pudo resistir el empeño.

Los ‘Azzurri’ comenzaron dominando el juego, con un Verona agresivo que aprovechó los errores en la zona defensiva para salir a la contra sin demasiado éxito gracias a los centrales Rrahmani y Kim, muy atentos y acertados en su posición.

Uno de los primeros avisos, fue por parte de Lozano por banda derecha que no acertó a rematar, que lo que durante media hora había sido un partido tranquilo, casi sin ocasiones, se iba a transformar en un continuo ida y vuelta en forma de goles.

Sin embargo fue el Verona el que consiguió dar el primer golpe y ponerse por delante en el marcador gracias al tanto de Lasagna, que con un remate sobre la línea de gol, libre de marca a la salida de un tiro de esquina en un claro error defensivo en la marca inició la contienda.

Reaccionó rápidamente el Napoli, que se sintieron entonces superiores y metieron una marcha más, encerrando a un Verona que no pudo frenar las tentativas de los visitantes.

De nuevo Lozano en banda derecha fue el generador del peligro, que esta vez sí acabó con recompensa. El mexicano superó a su rival con un elegante amago y sacó un centro preciso al corazón del área grande, dónde su compañero Kvaratskhelia, finalizó con un potente remate de cabeza en su debut como ‘azzurro’ que supuso el empate en el 37.

No cesaron los ‘Azzurri’, que vio cómo el Verona se empequeñecía en esos minutos finales, y obtuvo de nuevo un gol. Esta vez fue el nigeriano Victor Osihmen, quien rescató en el segundo palo un balón peinado por su compañero Di Lorenzo y rubricó el segundo tanto antes del primer tiempo.

Pero poco duró la alegría de la remontada del Napoli. El Verona salió con una energía radicalmente distinta al final del primer tiempo y empató el partido en la primera que tuvo. Un centro lateral de Faraoni, medido, tenso, y un remate de Henry, inapelable, pusieron el 2-2 en el luminoso.

Tan solo ocho minutos después, Zielinski rompió con un desmarque en profundidad, recibió el pase de Mario Rui y definió con pierna izquierda. De nuevo la ventaja para los ‘Azzurri”.

Fue entonces cuando el Napoli decidió dominar el encuentro mediante posesión y circulación rápida con mucho acierto, pues consiguieron mover las líneas del Verona para crear huecos, esos que aprovechó Lobotka para, con una gran conducción, sellar el 2-4.

Ya con el partido sentenciado, Politano, nada más pisar el césped, cerró definitivamente el encuentro con una jugada colectiva junto a Lobotka y Osihmen, que con una sutil dejada con la parte exterior de su bota derecha dejó a Politano en perfectas condiciones para decidir.

El Napoli fue un rodillo en la segunda parte y dejó muy buenas sensaciones con este primer partido en el que demostró no solo su capacidad de resiliencia, sino su personalidad con un gran fútbol combinativo.

Para la segunda jornada, el Napoli recibirá al Calcio Monza este domingo a las 10:30 de la mañana, hora hondureña.