04/12/2022
05:50 PM

Más noticias

Messi prolonga su mala racha contra Real Madrid: La Champions tiene que esperar

Al argenitno le pasó factura el penal que falló en el partido de ida en París.

Madrid, España.

Lionel Messi, otrora azote del Real Madrid, extendió este miércoles con el París Saint Germain su mala racha ante el conjunto blanco, al que no ha conseguido marcar en los últimos diez encuentros y en sus últimas seis visitas al Santiago Bernabéu, con el agravante que ésta supone el adiós esta campaña a la Champions League, el objetivo que se marcó cuando dejó el Barcelona por el club galo.

El argentino, que no gozó de ninguna ocasión clara en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, manejó el ritmo del encuentro y sucumbió, junto al resto de compañeros ante la vibrante reacción del conjunto blanco, que remontó un 0-1 adverso con un triplete del francés Karim Benzema para ganar por 3-1 y clasificarse para los cuartos.

Messi, que jugó el primero de sus 46 partidos ante el Real Madrid con 18 años el 19 de mayo de 2005 y que estrenó su capítulo goleador el 2 de mayo de 2009 a las órdenes de Pep Guardiola, marcó por última vez en el Bernabéu el 23 de abril de 2017, cuando ganó con el Barcelona por 2-3, y la última vez que anotó contra el cuadro blanco fue el 6 de mayo de 2018 en un empate a dos en el Camp Nou. No obstante, sigue teniendo un buen balance en el coliseo madridista, donde ha ganado doce de los 23 encuentros disputados.

El argentino, que dejó el Barcelona y fichó este curso por el París Saint Germain con la mirada puesta en volver a ganar la Liga de Campeones, al amparo de un proyecto multimillonario, junto a figuras de la talla de Neymar, Kylian Mbappé, Ángel Di María, Marco Verratti, Donnarumma, Sergio Ramos.... tendrá que seguir esperando. De momento se tendrá que conformar con la Ligue 1.

Toni Kroos y Dani Carvajal, disputan el balón ante el delantero argentino del PSG, Leo Messi.

Fue una noche que comenzó de forma brillante para Mbappé y todo el PSG. Messi, que falló un penalti en el partido de ida, estuvo participativo aunque algo lejos del área. Más metido en su labor de catalizador y asistente, al igual que Neymar. Tuvo sus aproximaciones, no obstante, al área del Real Madrid, pero todos sus intentos se los taponaron los zagueros locales. Acabó diluido como el resto de compañeros ante la briosa remontada blanca con los tres tantos de Karim Benzema.