01/12/2022
01:06 AM

Más noticias

De ser barbero y estar cerca de emigrar, a ser figura del Honduras Progreso: ¿quién es Geovanny ‘El Virus‘ Martínez?

Geovanny Martínez estuvo a punto de olvidarse del fútbol y emigrar hacia los Estados Unidos, pero su vida daría un giro rotundo.

El Progreso, Honduras.

La vida le cambió de golpe en dos meses y le devolvió la sonrisa en la cancha en un lapso de cuatro días. Por su cabeza pasó renunciar a todo, no tenía esperanzas de mejora y cuando estaba a punto de marcharse decidió comunicarlo, sin saber que esa acción terminaría siendo su mejor gol a sus 26 años.

En El Progreso se había hecho habitual escuchar la palabra “Virus”, mientras en el resto de Honduras esto se relacionaba con la mera desgracia hasta el pasado miércoles 31 de agosto cuando los medios de comunicación lo retumbaban en compañía de su nombre, Geovanny Francisco Martínez Herrera.

En la fecha 7 del Torneo Apertura 2022 su persona llegó al ojo del huracán tras sorprender con un electrizante hat-trick que propició la paliza de 4-0 del Honduras Progreso ante la Real Sociedad en el estadio Humberto Micheletti.

En la siguiente jornada disputada el domingo repartió otra diana a domicilio contra el Olimpia en el coloso capitalino: un penal que significó un punto de oro (1-1) para la escuadra rivereña visitando el estadio Nacional de Tegucigalpa.

Geovanny Martínez celebrando su gol que le dio el empate al Honduras Progreso contra el Olimpia.

Martínez no podía creer como todo había cambiado de un rato a otro, pues no era hace una semana atrás cuando la Perla del Ulúa se lo comía vivo tras fallar un gol claro, sin portero, en la derrota ante Vida (0-1). En un lapso de días pasó de ser villano a héroe. Y pensar que antes que iniciara el actual torneo el Virus ya tenía sus maletas listas para emigrar hacia los Estados Unidos para empezar una nueva vida...

“Hace un tiempo atrás la situación era amarga cuando fallé un gol sin portero contra el Vida. Fue una transición muy rápida de la noche a la mañana. Había sido el del error de la jornada, yo miré el vídeo por las redes hasta me reí, pero sabía que el fútbol daría revanchas. De allí todo cambió, me empeñé, trabajé más que nunca durante la semana, trabajé en mi definición como loco. Las críticas me motivaron y me di cuenta que el público tiene memoria corta porque antes en ocasiones he salvado el pellejo al equipo y la afición se olvidó de ello, así que hice que se dieran cuenta de nuevo”, empezó recordando Geovanny, padre de Kaylin Kenisha (3 años) y Thiago Sareb (1 año).

“Los malos comentarios del público me tocó muy fuerte el ego. Incluso a media semana en un entrenamiento tras el juego ante Vida vino un aficionado al estadio y me empezó a insultar desde el barandal de las graderías: ‘A este negro ni lo quiero ver’, me dijo... Jeh, se me salió la garra y quise pelear con él, pero intervino el profe y me relajé. Fue una semana muy, muy difícil”, mencionaba el delantero de 1.80 metros de estatura.

El delantero del Honduras Progreso suma cuatro anotaciones en el actual campeonato.

El Virus ha venido sintiéndose presionado, pues para cuando la jornada 2 transcurría él ya contaba con un gol en su cuenta personal; para este torneo ya habían pasado seis y las cosas no salían. Esto lo obligó a jugar por cuatro partidos con los aductores inflamados amarrados de una venda para tener actividad poco a poco.

“Entró el desespero en mí y me decía que debía golear sea como sea. Contra Real Sociedad sabía que la iba a clavar, no un hat-trick, pero sí sabía que anotaría”, mencionó el oriundo de Trujillo, Colón.

- ¿Estabas nervioso cuando ibas a patear el penal ante Olimpia? - “Jeh, claro que sí, claro que sí. Estaba la barra que no deja de alentar al Olimpia, en el arco estaba un seleccionado nacional y de contextura gruesa como Edrick Menjívar que intimida. Tenía una presión un enorme porque todo el mundo se iba a poner a pensar que contra un equipo pequeño si le metía tres y a un grande no. Tenía que hacer valer lo que hice ante Real Sociedad. Ahora esto es algo que debo hacer en todos los partidos”, apuntaba el delantero de 11 goles con la casaca progreseña.

- Pasó de cortar pelo a jugar en Primera -

La otra pasión de Geovanny Martínez, la barbería.

Trujillo FC (2016-2017), Valle FC (2017-2018) y Potros de Olancho (2018-2021) fueron los equipos donde Martínez tuvo un paso en la Segunda División. Según cuenta, desde que es futbolista, al finalizar el torneo se regresa a su hogar, Trujillo, para trabajar en la barbería de su tío Felipito.

“A parte de ser jugador soy barbero, desde que tengo 15 años he cortado pelo. Yo mismo me lo corto y me pinto; eso es lo mío, me gusta. Hago cualquier tipo de corto al gusto de cliente. Cuando corto en mi casa cobro 50 lempiras, pero ya en la barbería son 80”, menciona el Virus, a quien nunca se le ocurrió poner su propio negocio en El Progreso, a pesar de que su situación económica lo amordazaba.

“Hace dos meses (julio) tenía la ilusión de emigrar hacia los Estados Unidos, ya estaba todo planeado, iba a aventurarme a irme mojado”, confesó cabizbajo el futbolista del Honduras.

Geovanny Martínez le ha cortado el pelo a varios jugadores, uno de ellos fue Henry Figueroa.

“Esto por la situación del país ya que la economía está muy mala, sentía que el fútbol no me estaba dando, pero gracias a Dios tuve el apoyo del presidente Elías. Me dijo: ‘No Geovanny relájate, yo te voy a apoyar’. No me habló de dinero, solo que lo iba hacer y hasta ahora ha cumplido con hechos”, relata el delantero, quien se motivó cuando el presidente le contó que un equipo grande procedente de San Pedro Sula había tocado la puerta por él.

Geovanny la tuvo que romper con los Potros, con 10 goles al inicio del 2021, para que Ricardo “Charly” Zúniga depositara su confianza para traerlo a la Liga Nacional. En primera instancia venía para el Platense, pero al Charly firmar con el Honduras como director deportivo, se marchó hacia la Perla del Ulúa en el Apertura de dicho año donde anotó cinco tantos, mientras que en el pasado hizo tres.

“Lo que ha pasado en las últimas semanas ha sido inexplicable, no sé ni como sentirme. Incluso hago cosas dentro del campo que no me lo creo hasta que me veo en los vídeos. Dentro del campo soy una persona y afuera otra”, declaró.

‘El Virus‘ Martínez es una persona alegre y así lo demuestra en el Honduras Progreso.

Geovanny es un tipo alegre, muy simpático, que suele ser la sonrisa del grupo. “Cuando está todos en el equipo están callados, el profesor me pide que hable y ponga el ambiente”, cuenta riéndose.

¿Y de dónde viene su apodo el Virus? Esto contó.

“Nació cuando estaba en Valle FC. Cuando llegué, todo el mundo no me quería por mi físico, decían que era muy flaco y no me miraban en condiciones. En ese torneo realicé 10 goles y me volví famoso en la zona, luego me dijeron que andaba viral y me empezaron a decir “el Virus, el Virus” hasta que en los medios del pueblo se expandió. Me encanta se apodo, es personal ya que me recuerda de donde vengo”, recuerda Martínez.

“El fútbol es una inversión a largo plazo, nunca sabrás cuando dará resultados. Cuando empecé a hacer pretemporada con el Honduras estuve dos meses pagando hotel con mis ahorros conseguidos en Potros. A mí me firmaron tres días antes que iniciara el torneo y un día antes de arrancar me dijeron que sería titular ante Marathón, desde allí me mantuve entre los titulares”, dijo.

Geovanny, de cuatro goles en el actual campeonato, no denomina al Honduras Progreso como un equipo pequeño, pues son once guerreros como todos los demás clubes. La misión para esta temporada es llegar a liguilla, donde una vez dentro pelearán por todo para hacer lo que parecía imposible, posible.

Geovanny Martínez, la noche que marcó un hat-trick en el Micheletti.