02/12/2022
08:43 PM

Más noticias

Fenafuth se ha convertido en coleccionista de fracasos

Fenafuth ha venido cometiendo errores y cada día la H está más devaluada.

San Pedro Sula, Honduras.

La Fenafuth se ha convertido en coleccionista de fracasos. Las malas decisiones, combinadas con el bajo nivel de los futbolistas, tienen al fútbol de Honduras sumido en crisis.

El batacazo frente a Curazao en el Olímpico solo es un paso más que algo malo está pasando.Mientras varias voces le ponen la etiqueta de culpables a los dirigentes de Fenafuth, la resaca de ese 1-2 ante Curazao hace temer un fiasco más para una Selección que se ha acostumbrado a sufrir trancazo tras trancazo.

Peligra no clasificar a la Copa Oro 2023 y se ha oscurecido la presencia en el Final Four de la Liga de Naciones de Concacaf.

“Se cambió técnico tres veces, se cambian de 10 a 12 jugadores por convocatoria y siguen los mismos resultados. ¿Qué es lo que todavía no se ha cambiado y siguen los mismos?”, disparó el futbolista José Escalante, en clara alusión a los federativos.

Y es que en apenas seis años de gestión, la administración de Jorge Salomón ha firmado varios fracasos y, en plena depresión por no ir al Mundial 2022, podría acumular uno más.

Jorge Salomón acumula varios fracasos al frente de la Fenafuth.

Dos eliminatorias al hilo

En la cúspide del carrusel de decepciones están las dos eliminatorias fallidas. Tras dos clasificaciones seguidas a la Copa del Mundo (Sudáfrica 2010 y Brasil 2014), Honduras ya encadena dos mundiales adultos a los que no asiste: Rusia 2018 y Catar 2022.

En el primer proceso, Jorge Luis Pinto se quedó en la orilla al perder el repechaje contra Australia, mientras que en el segundo se firmó la peor eliminatoria de la historia catracha al ser último de la hexagonal.

La escogencia de un inexperto en selecciones adultas como Fabián Coito y la elección a la desesperada en medio del camino de Hernán “Bolillo” Gómez fueron determinantes para que Honduras terminara última: con cuatro puntos y sin ganar un partido en 14 encuentros.

A eso hay que agregar otros descalabros, como haber sido últimos de grupo y quedar eliminados en la primera fase de la Copa Oro 2019.

En la suma de reveses también hay que sumar la no clasificación al Mundial Sub 17 de Brasil 2019, tras seis clasificaciones en forma consecutiva.

El cuarto lugar en los Olímpicos de Río de Janeiro 2016, la participación en los Juegos de Tokio 2021, el Mundial Sub 17 de India 2017 y las dos clasificaciones a Mundiales Sub 20 se han visto opacados por ese cúmulo de trancazos.

Desde la asunción de Salomón en enero de 2016 a la fecha, ya cuatro técnicos se sentaron en el banquillo de la Bicolor. ¿Por qué no se ha consolidado un proceso exitoso? En medio de esas metas trazadas y no cumplidas se dejan ver errores administrativos, como los múltiples contagios de coronavirus en la Copa Oro 2021 y el caótico viaje a Curazao.

Si Honduras no quiere acumular otro trancazo, debe necesariamente sacarle puntos a Canadá en el doble combate y terminar entre los primeros dos del grupo C para estar en la Copa Oro 2023.

La otra vía es quedar tercero y pelear cuatro plazas con otras 11 selecciones.