13/08/2022
10:53 AM

Más noticias

Eddie Hernández cuestionó las ideas de Lavallén y revela su error: ¿Hubo problemas internos?

El delantero fue dado de baja del Olimpia y lamentó el cambio radical con el que llegó el argentino, también despedido del club.

Tegucigalpa, Honduras.

A Eddie Hernández no le tiembla la voz para revelar cuál fue el error de Pablo Lavallén en el Olimpia, ahora su exequipo. El espigado atacante lamentó su partida de la cueva y en un futuro le encantaría regresar nuevamente al plantel melenudo.

“Con Troglio pasaron cosas peores y logramos el objetivo”, suelta Hernández, una de las tantas bajas del León.

Hoy, fuera de los blancos, tiene esperanzas con que “ojalá en un futuro muy cercano toque volver”.

Sincero, como pocos, reconoce que con sus números del último Clausura “no podía ir frente a la directiva a pedir una renovación”.

Definido como alguien que no le gusta tener mucho contacto con los medios, el delantero decidió hacer una excepción para atender en forma exclusiva a OPSA. Solo pide una condición: “Poner lo que digo exactamente y no generar polémicas”.

¿Fue inesperada la noticia de que no continuaba en Olimpia?

Siendo honesto, no me esperaba la salida del equipo. Era consciente de que los números no me avalaban, los números tanto en goles como en oportunidad dentro del campo no me avalaban para ir delante de la directiva y pedir una renovación. Obviamente uno espera que ellos sean los que tomen esa decisión y poder valorar lo que uno ha hecho en el equipo. No puedo cerrar las puertas del club. Ojalá que regrese algún día porque el 95 por ciento del tiempo que estuve en el equipo fue de éxitos para mi carrera.

Cuatro clubes hondureños forman parte de la trayectoria de Eddie Hernández: Platense, Motagua, Vida y Olimpia.

Sé que ha recibido muchos mensajes de apoyo de los olimpistas, ¿qué significa eso?

Muchos aficionados de Olimpia me han hecho saber el cariño que me tuvieron o que me tienen por lo que logramos en el equipo (27 goles y un tetracampeonato). Yo siempre traté de ser profesional en todos los aspectos con esa camiseta, que yo sé que es muy difícil, llevar ese escudo de Olimpia y cargar con eso. La gente me ha escrito y me ha hecho saber que se ha soprendido por mi salida y esperaba que tuviera un poquito más de oportunidad, pero la directiva ha tomado a bien el no seguir y uno es profesional. Ojalá que en un futuro no muy lejano podamos regresar y si no siempre voy a estar agradecido por todo lo que pude lograr, todo lo que viví en el equipo fue algo muy grandioso para mí y mis seres cercanos. Ellos sin duda pudieron disfrutar de ese tetracampeonato que se consiguió. Es algo muy difícil. Eso siempre lo vamos a recordar.

¿Cuáles fueron los momentos más especiales que vivió con Olimpia y que nunca olvidará?

Lo primero fue el campeonísimo, por el récord de puntos que se hizo en ese torneo, por todo lo que se consiguió, solo perdimos dos partidos en todo el campeonato con el profe Troglio. Se logró un campeonísimo de una forma extraordinaria. Y en lo personal me fue bien en el campeonato, quizás no pude tener una mayor cantidad de goles, pero pude ser clave en ese campeonato. Me quedo con eso, porque además fue mi primer título. Otra es el hat-trick que marqué contra Marathón en el Yankel. Eso fue algo que lo disfruté mucho porque pudimos quedarnos con las vueltas. Recuerdo que no veníamos muy bien y teníamos que obligatoriamente ganar ese partido y se dio así. Sabemos que Marathón siempre nos complicaba la vida y más en el Yankel. Ese partido iba a estar bravo y yo pude aportar con ese triplete para que el equipo se quedara con más que tres puntos.

¿Cómo le hubiera gustado irse?

No solo con el penta, a mí me hubiese encantado ganar todos los torneos que jugara con Olimpia. Seguramente si hubiéramos ganado el penta este torneo, hubiera renovado quizás por un año. Si uno va consiguiendo los éxitos, la directiva lo que siempre planea es mantener el mismo grupo, que era algo que ya nos habían hecho mención: si se lograba el objetivo, mantener el mismo plantel. Si ganar un torneo es difícil, no digamos cuatro seguidos. Me hubiese encantado seguir mucho más tiempo y ganar el penta, el hexa y todo lo que siguiera. Eso es lo que representa Olimpia, al siguiente día de cada copa ganado, ya se está pensando en el próximo título.

Eddie Hernández resaltó la labor de Troglio para ganar el tetracampeonato.

¿Qué tanto les pasó factura el cambiar de la filosofía de Troglio a la de Lavallén?

Sin duda que nos pasó factura porque cada técnico tiene su filosofía y el profe llegó e implementó lo de él. Es algo que para mí no fue correcto, no solo por el simple hecho de que yo dejé de jugar, sino porque se perdió la línea de algo que Troglio ya había dejado y que había dado títulos. Él llega y cambia radicalmente las cosas, entonces yo creo que ese fue el primer error, el llegar e implementar lo de él de forma drástica, sin ni siquiera darle una continuidad a lo que el profe Troglio había hecho.

Tampoco estamos diciendo que la filosofía de Lavallén es mala, ¿verdad?

Claro, no te voy a decir que el profesor Lavallén era malo porque el profe trabajaba muy bien. Tú le preguntas a cualquier técnico antes de que llegara Lavallén sobre qué hubieran hecho ellos y seguramente te dicen que iban a continuar con lo que Troglio había dejado porque se ganaron cuatro títulos seguidos. Por esa misma razón no lo vi tan sabio el llegar y cambiar las cosas así radicalmente.

¿Cuáles fueron los principales cambios que ustedes sintieron?

El fútbol cambió para nosotros porque a él le gustaba más la pelota, no le gustaba que se jugara un fútbol tan directo, sino que más elaborado. Con Troglio éramos más directos, era un fútbol más agresivo, teníamos que presionar, eran muchas cosas. Pero no se pudieron dar las cosas y creo que eso fue no lo que nos pasó factura.

Se ha dicho que hubo problemas internos, ¿es cierto?

Todo fue netamente futbolístico, hubo problemas como en cualquier otro equipo, pero no de la magnitud como para decir que eso nos haya afectado y por eso no hayamos podido lograr el objetivo. Para decirte, con Troglio pasaron cosas peores, hubo entrenamientos que el profe los suspendió porque el grupo estaba caliente y pasaron otras cosas que no puedo decir. Los problemas que hubo ahorita fueron cosas pequeñas. Con Troglio pasaron cosas más fuertes que las que pasaron con el profesor Lavallén y siempre se conseguían los objetivos. Yo creo que aquí la responsabilidad es compartida, tanto del cuerpo técnico como de nosotros, porque somos los que jugamos.

Pablo Lavallén se fue sin pena ni gloria del Olimpia.

¿Le duele cerrar este capítulo?

Lastimosamente se tuvo que cerrar ese capítulo para mí, salir del equipo. Qué cosa mejor hubiese sido ganando el penta o más títulos con el equipo, pero no se pudo lograr.

¿Qué mensaje le manda a la afición olimpista?

Le doy gracias por el apoyo incondicional no solo para mí, sino para el equipo. Ellos siguen al equipo a donde esté, la afición de Olimpia es incomparable. Yo creo que dan la vida por esa institución, gritan, alientan y eso es algo que uno lo disfruta mucho cuando está dentro del campo, en la banca o en las mismas graderías. Sé que van a seguir con su lucha con el equipo, alentanto. Les deseo lo mejor de los éxitos.

En redes se leyó que lo esperaban en La Ceiba, ¿qué hay de su futuro?

Honestamente no tengo una ruta trazada como para decirte que voy para equis ciudad o equipo. Hemos estado en pláticas con varios equipos porque gracias a Dios hay trabajo, que es lo importante. Hablo de equipos de Liga Nacional y gente del extranjero, que se está interesando en uno. Todavía no he tomado una decisión. No hay nada claro ahorita, pero creo que a principios del otro mes o quizás antes se pueda saber para dónde vamos a agarrar.