29/02/2024
09:26 PM

'Chelato' Uclés: 'El fútbol no lo puedo dejar nunca'

  • 05 octubre 2015 /

El entrenador catracho ya se encuentra en Honduras y habla sobre lo que le ha tocado vivir tras estar cerca de perder un pie.

Siguatepeque, Honduras.

Sentado en su silla de ruedas y rodeado de un clima muy fresco que imperaba en la ciudad de los pinares, Siguatepeque, el maestro José de la Paz Herrera, espera por nosotros para dialogar un poco, luego de su regreso al país, tras ser intervenido en Costa Rica.

Con una sonrisa en su rostro y con el mismo amor por el fútbol, Chelato Uclés, no dudo ni un segundo en pedir el diario y comenzar a devorar la información, una de sus pasiones a lo largo de su carrera.

Después de esperar que concluirá su lectura, el maestro emprendió su charla para contarnos como han sido sus días, luego de su estadía por tierras costarricenses y ahora que ya se encuentra en nuestro país.

¿Cómo se siente estar de nuevo en el país?

Siempre se dice que usted puede pasarla muy bien en uno y otro lado, pero lo mas lindo es el regreso a casa, ese es el sentimiento que yo siento. Me la hicieron pasar muy bien los ticos, pero el regreso a casa está por encima.

¿Cómo fueron esos momentos en Costa Rica?

Primero fui con la angustia del tratamiento, porque de entrada me revisa el médico y me dice, hay un 80% de posibilidades y había un porcentaje que podía quedar yo sin el pie, pero luego empezó él y me dijo, va bien, está respondiendo.

Yo quedé prácticamente sin planta, todo eso se cortó porque tenía bacterias, quedó la carne viva. Entonces me dijo ahí depende de su organismo y eso me tenia con la esperanza y ahora ya me dijeron al momento de venirme, que si estaba con un gran progreso.

¿Temió perder el pie cuando fue llevado a Costa Rica?

No, yo sentí más temor en mi país, porque había pronósticos de amputar, se hablaba mucho la palabra amputación. Me fui allá porque iba tener una esperanza que eso no sucediera, pero aquí estaba totalmente decaído y cuando el hombre me dice tiene un 80%, bueno es un alto porcentaje y no dejé de sentirme con la esperanza que las cosas iba a salir bien.

¿El tiempo que estuvo allá fue muy visitado?

Si, cuando hubo una transmisión en Teletica, Everardo Herrera con Mario Segura a los dos días de haber llegado y luego fueron las visitas al hotel de diferentes personalidades. Directivos de Cartago, la misma Liga Alajuelense y mucha gente vinculada al fútbol. Se sintió mi presencia en Costa Rica.

¿Es un respaldo al cariño que usted tiene?

Si, es el reconocimiento que siempre tienen, mucha gente que me encontraba me reconocían en los lugares donde podía estar y me decían ay como viví ese mundial de Honduras, festejamos ese empate contra España. Eso se los agradecí a ellos, que no tuvieron sentimientos de envidia, sino que al contrario se alegraron.

¿Cómo fue el momento en que fue dado de alta?

Acordarse de Dios, eso fue lo primero, todo está a partir de él. Mucha gente se puso en oración y hay mucha fortaleza cuando son muchas personas que pueden orar por uno.

¿Usted es devoto de Dios?

Claro, si toda la vida. He sido un gran creyente, soy gran lector de la biblia.

¿Jamás dudó?

Tengo esa fe en Dios que muchas cosas que en cierto momento he sentido la mano de Dios.

Incluso una equivocación del médico con el asunto del pie con el problema de las bacterias, originó otra cosa y finalmente me hicieron una radiografía y salían mis arterias obstruidas y yo tomaba medicina y no me llegaba.

Y cuando le dijeron que podía volver a Honduras, ¿Cómo lo tomó?

Lo dejo para que lo que queda está en manos del doctor Asley Cruz, y hoy me hicieron una limpieza, me hacen dos a la semana. Ya está la planta casi regenerada.

Desde ayer está en el país profe..

Si, desde ayer por la tarde. Agradezco esa cortesía del gobierno con el avión que ha sido de gran ayuda del presidente, y son ayudas que vienen de Dios, porque yo ni siquiera he pertenecido a ese partido, pero es un acto de nobleza. Será por mi trayectoria que le he dado a mi país, una cosa de esa consideró que era justo que a mi se me propiciara ese viaje aéreo.

¿Qué tal le fue en la evolución de hoy?

Bien, excelente. Él tiene conocimiento, ha estado con el doctor Morelli, además se pasan comunicando por whatsapp, la comunicación es continua.

¿Se siente en manos seguras?

Muy seguro, con mucha confianza, Más que seguro con mucha confianza.

¿Ya no hay dolor, ni molestias?

No, no, no, nada. Antes sentía dolor cuando me aplican spray y ahora quiere decir que está fortalecido, porque si estuviera en la carne viva no aguantaría. Allá (Costa Rica) me anestesiaban.

¿Muy pronto lo podríamos ver caminando?

Es un poco lento esto, me quedará un mes cálculo yo.

¿Tampoco es de desesperarse?

No, para caminar no, puedo poner la planta u poco así, pero ya decir a caminar no.

¿Siente que en algún momento usted se descuidó?

Me confíe, porque me dijeron la infección está finalizada y daba una caminaditas cortas y ahí me atreví a caminar arrastrando un poco el pie. Pero lo más fue porque la medicina no llegaba. De que me servía tomar medicamentos si no me llegaba, entonces no sólo fue cuestión mía, sino que no llegaba la medicina.

¿Ha sido una lección de vida?

Si, como una enseñanza, una lección.

Está situación ha venido a involucrar a todo un país.

Eso me ha agradado muchísimo, esto es como satisfacción, es lo máximo. Nunca pense que tenía ese sentimiento la gente para mi, nunca lo creí más bien.

¿Al verlo realidad por eso fue que se conmovió muchas veces?

Si, me alojaba, en las entrevistas me alojaba, sentía deseos de llorar, incluso ahorita eso sentí.

Pero eso es bueno saber que es querido...
Claro, eso me despertaba esa emoción y me alojaba, pero sobre todo con las entrevistas y se nota claramente, en las hondureñas, en las ticas guardé un poco la compostura.

¿Seguirá ligado al fútbol?

Eso no puedo dejarlo nunca, hasta el día que me pongan la tapadera del ataúd lo voy a dejar, esto no lo puedo dejar jamás, porque mi componente principal es el fútbol y todo mi espíritu y organismo.

¿ Y eso lo sabe su familia?

Si, por supuesto que lo saben.

¿Se siente muy tranquilo aquí?

Si porque tengo que estar con el doctor que me hace dos limpiezas semanales y estoy permanente, por la tranquilidad que la necesito. Me dijeron que esa avalancha de gente en Tegucigalpa me puede subir la azúcar y debo de estar tranquilo.

¿Siente que esta es una nueva oportunidad de vida?

Claro, lo tomo como una lección para el futuro y la voy usar.

¿En el fútbol que equipo sigue?

Me ganó el Olimpia con ese gesto. Yo tenía repartido que Marathón y Olimpia, pero con el gesto de regalarme una taquilla fue lo máximo y eso ayudó la cantidad económica más grande viene del Olimpia.

El presidente Rafael Ferrari se tomó el tiempo para visitarlo.

Si, llegó y te voy ayudar me dijo.

¿Jamás lo esperó?

(Su voz se corta...) en esa magnitud no lo creí.

¿En algún momento se manejó que hubo diferencias entre ustedes?

Si, pero ahí terminó todo, fue una reconciliación total, es un acto de nobleza de él porque ya habían habido esos problemas y yo hasta lo había atacado y me valoró por la trayectoria mía. Me impresionó cuando me quedó viendo y me dijo te voy ayudar y apareció el gesto a los pocos días. Cosa de Dios que apareció el partido.

¿Seguirá dando su aporte a las personas que quieran asesoramiento de fútbol?

Por supuesto que tengo que darle a la gente del público que es la gente que tanto me apoyó. Toda la gente del fútbol. Jaime Villas, Wilmer Velásquez, Cristian Santamaria, Yankel, el doctor Bendaña y otros siempre del fútbol.

Opinión del médico Asley Cruz

El médico Asley Cruz, es el encargado de estar velando por mejoramiento del tejido del pie de Chelato Uclés y hoy ya hizo su primera revisión y limpieza del mismo.

'Si hablamos de la parte que originó el problema de la diabetes, actualmente se encuentra compensado metabólicamente, en relación al problema del pie que era falta de circulación, ese problema está resuelto', dijo Asley Cruz.

Y agrego: 'Hoy se hizo la primera curación y se evaluaron de nuevo los pulsos periféricos y se palpan muy bien, podemos decir que la herida se encuentra en la fase de granulación, limpia, no hay signos de infección y lo que se aplicó fue irrigación'.

Sobre el tiempo que estará en espera el maestro dijo: 'Hay que ser fríos, lo que se dice que el promedio de cicatrización de un paciente de úlcera con diabetes en las mejores manos anda en un promedio de 20 hasta 32 semanas. Siento que al ritmo que vamos puede ser a tres meses, pero eso dependerá que no se vuelva infectar y que el control metabólico sea el que nosotros queremos'.