07/08/2022
12:01 AM

Más noticias

Aarón Zúniga tras el pase a Indonesia 2023: “Cuando estaba en Trujillo nadie confiaba en mí, ahora logré clasificar a un mundial “

El capitán de la Sub-20 de Honduras recordó todo el duro proceso que tuvieron que pasar hasta lograr el objeto del Mundial de Indonesia.

San Pedro Sula, Honduras.

La Mini H rompió todas las estadísticas que corrían en su contra en la previa del Premundial Sub-20 de Concacaf y el pasado martes clasificó al que se celebrará el próximo año. Esta justa mundialistas será la cuarta consecutiva para un combinado catracho en esta categoría.

Adentrándonos a la historia hondureña en escalas Sub-20, Honduras ha dicho presente en nueve ocasiones a estos magnos eventos.

Tras finalizar el cotejo ante los panameños algunos futbolistas aún con la emoción latente dieron sus reacciones del juego y del objetivo conseguido en el estadio Morazán.

Uno de ellos fue el defensor central y capitán de la escuadra catracha, Aarón Zúniga, que recordó cuales eran los deberes que se fijó antes del campeonato, dejo claro que están muy contentos, pero le tienen que dar vuelta a la página y pensar en lo que viene.

Además, el oriundo de Trujillo, Colón, analiza a Estados Unidos y dice que se debe tener precaución por el buen desempeño que están mostrando los norteamericanos en el Premundial.

-LA CONFERENCIA-

Sueño cumplido

“Siempre me propuse dar lo mejor de mí en cada partido y apoyar a mis compañeros. Se cumplió el primer objetivo, pero falta París. Ahora estamos celebrando y mañana (hoy) nos debemos concentrar por aún falta camino y el próximo rival es duro”.

Estados Unidos, el próximo rival

“Es un equipo muy fuerte, sabemos lo que representa Estados Unidos. Tenemos que hacer lo mismo que hemos hecho durante todos los partidos, respetar a los rivales y verlos de frente”.

Estadio lleno

“La verdad no me esperaba ver el estadio así. Le agradezco a toda la gente que se hizo presente eso nos ayuda mucho y espero que sigan apoyándonos”.

Un duro camino en su vida personal

“Uufff... Yo le agradezco a Dios porque fue él quien movió las piezas para que yo ahora este aquí. El apoyo de mis padres ha sido enorme porque mi papá nunca me dejó solo y siempre confió en mí. Mi familia hizo el viaje desde Trujillo y me acompañaron en este bello momento”.

¿Qué se le viene a la mente luego de esta clasificación?

“Se vienen muchas cosas a la cabeza. Cuando estaba en Trujillo nadie confiaba en mí, ahora logré clasificar a un mundial. Uno nunca debe rendirse. Yo de niño siempre dije me gustaría llegar a la selección y ser capitán; se me cumplió”.