Aumentan de valor los productos de Michael Jordan tras exitoso documental

'The Last Dance' ha reavivado la admiración global por la estrella de la NBA.

Michael Jordan exibió su clase en la Chicago Bulls y los objetos que usó ahora se venden port cifras impensadas. Foto AFP
Michael Jordan exibió su clase en la Chicago Bulls y los objetos que usó ahora se venden port cifras impensadas. Foto AFP

Nueva York, Estados Unidos

Con audiencias de récord, el documental 'The Last Dance' (Él Último Baile) ha reavivado la admiración global por el ícono de la NBA Michael Jordan y multiplicado el valor de sus objetos de coleccionista, algunos de los cuales alcanzan los cientos de miles de dólares.

Un par de tenis Air Jordan usadas en un juego por Michael Jordan se vendieron por 560.000 dólares en la casa de subastas Sotheby’s, un récord histórico para calzado de baloncesto.

Las zapatillas blanca, negras y rojas, fabricadas para Jordan en 1985 y autografiadas por la leyenda de la NBA, destronaron a un par de “Moon Shoe”, que se vendió en julio de 2019 por 437.000 dólares, también en Sotheby’s.

La última venta reflejó el aumento del valor de mercado que experimentan los objetos identificados con la superestrella de baloncesto retirada, desde el lanzamiento de “The Last Dance” (El Ultimo Baile), un documental de ESPN/Netflix que narra la saga de Jordan y sus Chicago Bulls.

Los modelos de Air Jordan han sido populares entre los coleccionistas durante 30 años, junto con las camisetas y los cromos de Jordan, quien ganó seis campeonatos con los Bulls y es considerado el mejor jugador de la historia de este deporte.

Muchos especialistas consideran que Jordan es una figura clave en la creación del mercado de zapatillas coleccionables, con solo personalidades no deportivas como Kanye West o Travis Scott que pueden competir con él hoy.

Pero el documental de 10 partes de ESPN "The Last Dance", que teje detalles de toda la carrera de Jordan a través de la narrativa de la búsqueda de los Bulls de un sexto título de la NBA, ha aumentado el interés en todas las cosas de Jordan.

La Prensa