Más noticias

Trailer del nuevo musical de "Cats" horroriza con gatos espeluznantes

El estreno del trailer de la adaptación cinematográfica aún arde en las redes sociales.

Redacción.

El primer trailer de la adaptación cinematográfica que Tom Hooper ha realizado del musical "Cats" se estrenó el jueves y las redes sociales aún arden con las reacciones, que van desde la incredulidad más absoluta hasta el más puro horror, tras ver a Jennifer Hudson, Judi Dench, James Corden, Ian McKellen y Taylor Swift convertidos en gatos antropomórficos.

El anuncio de que no se utilizarían ni maquillaje ni disfraces para caracterizar a los actores, como sí se hizo en el teatro, aumentó la curiosidad acerca de cómo se solventaría entonces ese escollo. Desgraciadamente, el híbrido entre felino y humano que ha optado por crear el cineasta, convirtiendo a sus protagonistas en animales cubiertos de pelo pero manteniendo las facciones de sus rostros y sus manos originales, no ha estado a la altura de las expectativas.

Otra gran pregunta que se plantean los fans es por qué los mininos han sido diseñados en función de la silueta humana -con pechos y caderas acentuadas en el caso de las hembras- y por qué algunos -en especial los machos- llevan puesta ropas y otros no. De hecho, algunos incluso utilizan abrigos de piel.

Lea más: Estrenos en Honduras: El rey león rugirá en los cines

Irónicamente, el cineasta pasó más de un año estudiando distintas técnicas hasta dar con el sistema perfecto para convertir en una realidad su visión de la tribu de los gatos Jélicos.

Finalmente, cada uno de los movimientos del cuerpo y la cara de los actores y las coreografías que realizan han sido registrados mediante trajes con sensores de captura de movimiento, y la norma no escrita era que no se emplearían imágenes generadas por ordenador para completarlos.



Miles de especialistas de cuatro continentes diferentes han sido contratados para aplicar pacientemente el pelaje digital sobre los intérpretes fotograma a fotograma en postproducción, optando por distintas texturas y colores dependiendo de cada raza.





Ese esfuerzo titánico no ha impedido, sin embargo, que Twitter siga preguntándose a estas alturas por qué los felinos tienen narices humanas o caminan demasiado erguidos.