Chanel conquista el desfile de Alta Costura con jinetes a caballo

Carlota Casiraghi, hija de la princesa Carolina de Mónaco inauguró la pasarela montada a caballo. La colección primavera-verano 2022 tiene amplias referencias a la década de 1920.

La aristócrata Carlota Casiraghi presidió el martes subida en un caballo el desfile de alta costura de Chanel, una propuesta con una decoración constructivista y onírica, con referencias a la década de 1920.

El desfile fue concebido por el artista contemporáneo Xavier Veilhan y retomó elementos del mundo de la equitación y del minigolf para el espectáculo que albergó el Grand Palais de París.

Carlota, hija de la princesa Carolina de Mónaco, es una embajadora de Chanel y experta en equitación que participó en varios campeonatos de esta disciplina, que formó parte del universo que inspiró a la fundadora de la casa Gabrielle Chanel.

En la primera fila del desfile estuvieron presentes la directora de cine estadounidense Sofia Coppola, el cantante estadounidense Pharell Williams, la actriz francesa Vanessa Paradis y la intérprete australiana Margot Robbie, entre otras personalidades.

Después de que Casiraghi inauguró la pasarela, las modelos desfilaron con zapatos de dos colores con un tacón pequeño al estilo de la década de 1920.

Toda la decoración fue inspirada en las vanguardias de la década de 1920-1930 y la estética de las exposiciones universales, según la directora artística de la marca Virginie Viard.

“Estas formas geométricas me dieron ganas de marcar contrastes, con una gran ligereza y mucho frescor: vestidos aéreos, flotantes, como si estuvieran suspendidos”, dijo Viard.

La construcción rígida de las chaquetas de tweed fue compensada por la ligereza de las faldas vaporosas.

En cambio, los vestidos de alta noche, adornados con plumas mostraron un juego de contraste con transparencias.

La novia, que tradicionalmente cierra el desfile, mostró una propuesta sencilla, con un vestido blanco largo y un ramo con flores negras, un signo de luto y homenaje al actor francés Gaspard Ulliel, un rostro de la marca fallecido la semana pasada a los 37 años.