Tipos de humedad en el hogar y cómo tratarlos

Saber identificar las humedades es vital para asegurar las condiciones idóneas de salubridad y habitabilidad de tu hogar

Reparaciones

Redacción. Las humedades son cantidades de agua o vapor de agua que se acumula en una zona, en este caso, de las paredes. Esta se adhiere a la misma y daña la superficie progresivamente. Son muchos problemas los que puede causar, uno de los principales es el desgaste que provoca a la pintura, y esto causa que haya un debilitamiento de la estructura.

Por otro lado, la pérdida en la calidad de vida, el olor a humedad, sensación de encierro, descascaramiento de la pared y la mal apariencia que se muestra. Todo puede terminar causando problemas en la salud de los habitantes del hogar, aparición de ácaros y alergias serán causantes de molestias que no deseamos que nos visiten.

Inundaciones. También es importante saber que existen diferentes tipos de humedad que afectan con características similares, pero se tratan de diferente manera, por ejemplo, la humedad por filtración; si no existe la suficiente impermeabilización, se puede filtrar el agua por los ladrillos o la losa, se visualiza cuando aparecen manchas en el techo o gotas que se deslizan por las esquinas superiores de la pared. Para tratarla es necesario detectar y tapar las filtraciones con productos anti goteos que detengan la fuga.

Otra humedad, es la de condensación, esta deriva principalmente de la humedad ambiente, como de la diferencia térmica entre el interior (cálido) y exterior (frío). Por si fuera poco, la sola presencia humana genera humedad, cuatro personas pueden generar hasta 16 litros de humedad ambiente cada día. Entonces, para poder controlarla, es fundamental ventilar los ambientes, colgar ropa mojada en el exterior y evitar las duchas prolongadas (principal causa de humedad en baños mal ventilados).

Una de las humedades más dañinas es la que es causada por una inundación, ya sea por el clima o por la rotura de un tubo dentro del hogar o algún lugar cercano, en estos casos no hay tiempo que perder, la rápida acción es necesaria para evitar problemas mayores que persistirán con el tiempo.

¿Y qué hay del subsuelo? Denominada humedad por capilaridad, la cual va ascendiendo hasta que alcanza las paredes.

Las casas que están aisladas y construidas sobre zonas con acuíferos superficiales cercanos son susceptibles a este tipo de problemas, así como las casas antiguas o construidas con materiales permeables. Uno de sus tratamientos es aplicar gel aislante para crear una barrera impermeable a través de los poros de la pared, aunque depende de la gravedad del problema, de lo contrario será necesario consultar con un especialista.

La humedad ambiental, básicamente es la humedad relativa del ambiente, se da más en lugares con climas tropicales, San Pedro Sula es un claro ejemplo de ello. No es un problema por sí solo, pero junto a otros factores colabora a deteriorar más rápido las superficies y estructuras.

En este caso, regular la temperatura del interior y cuidar que no haya fugas son las soluciones básicas.

En general, la filtración y capilaridad son las humedades más recurrentes.

Las pinturas antihumedad son tendencia en este último año, ya que al menos brindan la conservación de la estética.

Lo cierto es que este inconveniente se puede prevenir en algunos casos, en otros, tan solo toca actuar rápidamente y corregir el problema que la ocasiona.

Nota: con información de Home Solution