“A los 22 ya me sentía vieja”: Milla Jovovich

<p>La quinta parte de “Resident Evil” está desde el viernes en los cines del país. La protagonista de la cinta habla sobre su éxito.</p>

Las películas que se basan en la historia de los videogames exitosos no suelen conseguir el mismo éxito, en cine con una única excepción.

Resident Evil estrenó el viernes la quinta película de la serie, reuniendo a todos los personajes que pasaron por las diferentes historias. Y en medio de la convención Comic Con de San Diego, donde pudo tener un contacto más personal con los verdaderos fans, entrevistamos a la superprotagonista, Milla Jovovich. “Estoy un poco enferma, no te voy a mentir” adelanta, al bromear que tiene otro virus diferente al de la película “pero se siente igual, no sé como llegué sin que explote mi cabeza”.


- En la película El quinto elemento había personificado un ser perfecto y en Resident Evil es invencible. ¿Qué tan perfecta o invencible es en la vida real?

- Depende la cantidad de tragos que haya tomado antes (Risas). Después del tercer trago, termina mi perfección.


- ¿En qué medio se considera más perfecta? ¿En la cocina, como madre, como esposa?

- No quiero insultarme, pero como buen latino, ya sabes que no se puede hablar de perfección en los seres humanos. Siempre hay que hacer algo un poquito mal, para no tratar de ser perfectos. Es verdad, no hago nada a la perfección. No creo que nadie lo haga. Sería muy extraño. Es uno de los aspectos más interesantes de la cirugía plástica, cuando la gente trata de ser perfecta y termina viéndose peor. Me acuerdo cuando era muy jovencita y mirándome al espejo me di cuenta que los rasgos de nuestros rostros son disparejos ¿Te fijaste que tenemos un ojo más alto que el otro? Yo tenía ocho años cuando me di cuenta. Da miedo. Creo que me puse a llorar porque me parecía a Quasimodo o algo así.

- ¿Y cómo consiguió suficiente confianza para convertirse en una de las modelos más famosas de su época?

- Yo había empezado como modelo demasiado joven, a los 11 años. Pero a los 22, ya me sentía vieja, porque me acuerdo que tenía 16 años y las otras modelos de 20 me parecían viejas.

Y a los 22 años, cuando estaba filmando Juana de Arco me acordé de aquella época y al verme al espejo me acuerdo que también dije “estás vieja” porque me di cuenta que yo era la que había pasado los 20 años. Son esos momentos que no se pueden olvidar, fue una clásica crisis de mediana edad. Y supongo que después nada me dio más miedo, porque ya me había sentido terminada y vieja.

En la ciudad de Kiev, de Ucrania, cuando todavía era la Unión Soviética, Millica Natasha Jovovich nació el 17 de diciembre de 1975. La madre, Galina Jovovich era actriz en Rusia y el padre, Bogdan Jovovich, era médico en Kiev. Milla tenía cinco años cuando la familia emigró primero a Inglaterra y después a Los ángeles, donde los padres tuvieron que dejar sus profesiones para ganarse la vida limpiando casas de famosos. Con el tiempo, los padres se divorciaron y Milla siguió viviendo con la madre que tanto influyó en su futuro como actriz. Conoció la fama como modelo, cuando a los 11 años apareció en la publicidad de Revlon Las Mujeres Más Inolvidables del Mundo.

A los 12 años, ya había firmado su primer contrato profesional y enseguida empezó a aparecer en las revistas Cosmopolitan y Vogue, superando las 100 portadas de revistas en el año 2004 (solamente en ese año, ganó más de diez millones de dólares, como la modelo mejor cotizada de la época). Siguiendo un camino parecido al de Brooke Shields, Milla protagonizó la segunda versión de La Laguna Azul, Return to the Blue Lagoon (1991), aunque el primer superéxito lo tuvo al lado de Bruce Willis, con la película El quinto elemento (1997). Imponiéndose como una de las primeras heroínas del cine de superacción, también se destacó en Juana de Arco (1999), hasta que en el año 2002, llevó al cine la primera película del videogame Resident Evil, con el famoso personaje de la invencible Alice. Ahí fue donde también se enamoró del director Paul Anderson y los mejores efectos especiales los tuvieron con la hija Ever que nació el 3 de noviembre de 2007, aunque ellos se casaron el 22 de Agosto de 2009.


- ¿Cómo madre, hoy comparte con su hija momentos parecidos a los que su madre solía compartir con usted?

- Puede ser. Mamá me leía mucho y leer ahora es algo muy importante en mi casa. Pero con mi madre, la mayor parte del tiempo la pasábamos arriba de un auto, siempre estábamos viajando. Ya sabes, yo había empezado a trabajar muy joven. Y con mi hija, hoy todo es mucho más tranquilo. Pero hay otras cosas que hacemos juntas, como coser. Una amiga rusa que tuvo un bebé cose muy bien y me preguntó si mi hija Ever ya había usado una aguja. Le dije que ni siquiera tiene cinco años, pero ella insistió que a esa edad, ya estaba cosiendo con su abuela. Así que le conseguí un kit para coser, el juguete First Toys de la película Resident Evil. Y juntas hicimos algunos animalitos de peluche. Lo nuevo para nosotras es hacer muñecos.

- ¿Tiene otros amigos famosos como Mila Kunis que también nació en Ucrania?

- Con ella nos conocemos, sí, pero no somos realmente amigas. Tiene 10 años menos que yo.

- Mila Kunis justamente había comentado en otra entrevista, que en el momento en que se vino a Estados Unidos desde Ucrania, no había podido dejar el país con más de 250 dólares ¿Con usted fue igual?

- Cuando nosotros dejamos lo que era la Unión Soviética no podíamos llevarnos nada de nada. Creo que ella salió de un régimen posterior. Fue muy diferente. Nosotros nos vinimos sin nada, tuvimos que dejar todo atrás. No fue para nada gratificante (ríe).
Así como sobrevivió al régimen de la Unión Soviética, Jovovich también sobrevive en la ficción del cine.

Con la nueva versión de Resident Evil, cinco películas después de la primera idea de llevar al cine la historia de un videojuego, Milla se vuelve a encontrar con todas las estrellas que pasaron por la serie, incluyendo los que murieron en el camino.

Y ante las peores amenazas del mortal virus T que sigue convirtiendo a los seres humanos en zombis carnívoros, el personaje de Milla, Alice es la única esperanza de la humanidad.

- ¿Fue emocionante reunirse una vez más con todas las estrellas que pasaron por las diferentes películas de ‘Resident Evil’?

- Fue divertido ver las mismas caras de nuevo. Fue maravilloso reunir todo el equipo. Y también es gracioso, porque con Michelle Rodríguez nos seguimos viendo todos estos años pero no habíamos vuelto a trabajar juntas, hasta ahora. Y fue como si nunca se había ido. Es extraño pensar que pasaron 10 años desde la primera película de Residente Evil. Pero definitivamente fue muy surrealista aunque yo estaba feliz, no solo por los actores, sino también por el equipo de filmación, la gente de efectos especiales son los más graciosos, porque siempre están explotando algo, son totalmente locos. Es increíble saber que venimos filmando con el mismo equipo, literalmente toda una década. En cierta forma, nos sentimos como en casa y todos la pasamos muy bien.


- ¿Por qué otras películas basadas en videojuegos no tuvieron tanto éxito como Resident Evil?

No lo sé, realmente no lo sé. Para ser honesta tampoco vi demasiadas películas de videojuegos. Lo único que puedo decir es que todos los que trabajamos en la película amamos lo que hacemos. Cuando recién habíamos empezado la primera película, la primera vez que nos conocimos con Michelle (Rodríguez), nos identificábamos con la historia de la película, porque las dos éramos fanáticas del videojuego. En aquel entonces, diez años atrás, el juego ni siquiera era tan famoso. La gente no sabía tanto de Resident Evil, mi hermano lo conocía porque tenía 13 años y era lo único que le interesaba.
- ¿Entonces es verdad que si no hubiera sido por su hermano, jamás hubiera hecho Resident Evil ni se hubiese casado con el director de la película?

- (Risas) Sí, había que jugar bastantes videogames para saber del tema. Y mi hermano era superinteligente y superbueno en las computadoras. Nos sentábamos por horas a jugar. A él no le interesaba para nada que yo haya hecho películas como Juana de Arco o El quinto elemento.

Y para él, hacer una película con este videojuego era genial. Y a mi me gustó la idea.


- ¿Qué piensa hacer después del final de Resident Evil?

- Yo me siento con suerte de hacer lo que hago. En Internet tengo una canción que se llama Electric Sky, se puede ver en YouTube. La subí yo misma, cuando terminamos con el video.

Pero este año dije que no quiero hacer cine. Quiero estar con mi hija, llevarla a la escuela, ir a buscarla yo sola. También quiero disfrutar un poco con mis amigos, muchos de ellos son músicos. Tenemos un estudio de grabación en casa y cuando se duerme mi hija, la música es mi mundo. Es realmente increíble que a los 36 años yo todavía sea relevante para los adolescentes. Mantener semejante continuidad a lo largo de 10 años es muy difícil, especialmente para los actores, porque cada vez que terminamos una película tenemos que volver a las audiciones de nuevo, recorriendo los estudios como si hubiera sido el principio.


- ¿Realmente tiene que empezar siempre de nuevo, como si fuera el principio?

- Por supuesto. Con ciertos trabajos tengo que pasar por alguna audición. Y me encanta. Me encanta actuar. Soy actriz. Amo mi trabajo.

La Prensa