18/07/2024
07:51 AM

VIDEO: “Padre, tú me la diste, ahora te la entrego”: Madre de Mía Cáceres

La pastora Pamela Ordóñez reveló que días antes de la muerte de su hija, hubo ayuno y oración en la iglesia y que ella entregó a su hija a Dios

Tocoa, Colón

Seis días antes de su muerte, la madre de Mía Cáreces, la pastora Pamela Ordóñez hizo un pacto con Dios sin saber la tragedia que avecinaba en su hogar.

Desde el púlpito en donde busca ganar almas para Cristo, con lágrimas en sus ojos, la querida pastora se sinceró con la feligresía.

Desgarrador testimonio de madre de Mía Cáceres: “Padre, tú me la diste y yo te la entrego”

“Saben que no importa lo que pasó ¿Cómo fue? Pero yo quiero decirles, el lunes de esta semana hicimos tres días de ayuno y oración y en esa esquina (dijo al señalar el altar). Padre, tú me la dices, y yo te la entrego. ¿Saben cuánto peso tiene hoy esa palabra para mí? Porque yo se la entregué, y mi hija el viernes estaba muriendo”, dijo.

Agregó que “¿Por qué no saber? Yo no sé qué más podía pasar con ella. Tal vez se podía perder, se podía echar a perder esa semilla. Y hoy sé que el Señor la ha tomado. Yo le doy gracias al Padre, y si es el mismo Dios del que yo le estoy hablando a usted, yo quiero pedirle que alabemos”.

En medio de su testimonio aseguró que “A mí no me importa si usted es católico, yo lo bendigo. No me importa si usted es evangélico, protestante, mormón, no sé lo que usted sea. Pero sí sé que tenemos en común algo, que es nuestro Dios. ¿Y sabe qué? Él es el que me está dando esa paz hoy”.

No pierde la fe en Dios pese a su dolor. ”Me prestó 19 años a mi hija. Me la dio por 19 años. Yo no sé lo que usted puede estar pasando. Solo le pido alabe a Dios. Porque usted me dijo, cuando vino a mis brazos, que Dios le dé paz. Quiero que hoy adoremos al único Dios que nos pueda dar esa paz”.

En medio de su dolor respetó la voluntad de Dios en su proceso. “La voluntad es de Él, no es mía. Él es soberano, Él es independiente. Aunque a usted no le guste lo que Él haga, a usted solo le toca aceptar. Y se llevó a mi hija como una semilla. Y yo declaro que esa semilla traerá fruto, traerá fruto para la juventud, traerá fruto para los padres. A que amen más a sus hijos, a que los valoren más. La juventud está pasando cosas difíciles y tenemos que amarlos”.

Mía Cáceres murió en un terrible accidente durante la madrugada del pasado domingo 7 de julio en el Anillo Periférico de Tegucigalpa.

La joven regresaba de una fiesta. El carro accidentado era conducido por uno de sus amigos de la universidad, quien iba bajo los efectos del alcohol y manejaba a exceso de velocidad.

Mía, quien soñaba con ser una profesional de la arquitectura, estudiaba en la Universidad Católica de Honduras en Tegucigalpa. La jovencita tenía pocos meses de residir y estudiar en la capital hondureña.