Choloma, Cortés. Cuando regresaban a su casa luego de una noche de parranda, dos hermanos fueron perseguidos y ultimados a balazos en la calle principal del barrio Santa Anita de Quebrada Seca de este municipio.

Las víctimas fueron identificados por sus familiares como Gerson Yasir Orellana Mendoza (17), albañil, y Franklin Eduardo Orellana Mendoza (24), empleado de una maquila de la zona.

Según relato de testigos, los hermanos Orellana Mendoza salieron de su casa a eso de las 8:00 pm del sábado rumbo a una cantina del lugar, adonde permanecieron varias horas departiendo en compañía de amigos. Tras unas cervezas, los hermanos decidieron asistir a una fiesta en la colonia Los Castaños.

Alrededor de la 1:00 am, ambos decidieron regresar a pie a su casa por una calle solitaria sin imaginarse que eran perseguidos por un grupo de al menos ocho hombres que los atacarían a balazos, según expresaron autoridades policiales. Los hermanos al ver al grupo de individuos sospechosos intentaron escapar corriendo, pero ambos fueron perseguidos en una cacería humana que finalizó cuando ambos fueron alcanzados y rematados por los matones, cuando ya se encontraban indefensos en una calle de tierra.

Hipótesis del crimen

Autoridades de la Dirección Nacional de Investigación criminal (DNIC) indicaron que se harán varias indagaciones para conocer las causas reales del crimen, así como los responsables.

Una de las más fuertes hipótesis es que las víctimas habrían tenido un altercado con hombres que también departían en la fiesta donde permanecieron hasta el amanecer.

Agentes de Inspecciones Oculares de la DNIC encontraron en la escena un casquillo de bala 38 y dos ojivas del mismo calibre.

Los cadáveres de los hermanos Orellana Mendoza quedaron separados unos 25 metros uno del otro, lo que según agentes de investigación demuestra la persecución que hubo de los asesinos en contra de las víctimas.