Más noticias

Sicariato cobra la vida de ocho taxistas en La Ceiba y El Porvenir

Los transportistas dicen que los crímenes tienen como móvil la extorsión. Las autoridades policiales manejan la hipótesis de que las muertes son por enemistades personales.

LA CEIBA. Los taxistas de esta ciudad han sido blanco de los sicarios en los últimos meses, dejando como resultado ocho ruleteros muertos de forma violenta en lo que va del año.

La Fuerza Nacional Antimaras (FNAMP) descarta que los crímenes contra los conductores de taxis tengan como móvil la extorsión.

“Los agentes han investigado las últimas muertes de taxistas y han determinado que están alejados de la extorsión. Algunos casos son por enemistades que tenían las víctimas y otros por problemas pasionales”, dijo Bety Rosales, vocera de la FNAMP.

Sin embargo, dirigentes del gremio de taxis de La Ceiba dicen que el principal móvil de las muertes es el mal llamado impuesto de guerra, ya que están siendo extorsionados por grupos pandilleros.

“No sabemos por qué están matando a los compañeros taxistas. La Policía dice que es por enemistades personales, pero creemos que es por extorsión, ya que nuestro gremio del transporte siempre es extorsionado”, dijo un transportista que pidió el anonimato.

Los crímenes. Este año, los ataques a conductores de taxis comenzaron el 1 de marzo con el rapto de la universitaria Glenis Castillo cuando salía de un supermercado en su taxi 1277. La joven combinaba sus estudios con el oficio de taxista. Tres días después su cadáver fue hallado en el sector Bonitillo de La Ceiba. Por este hecho guardan prisión cuatro sospechosos, miembros de la banda Los Pelones.

Mientras Glenis permanecía aún sin aparecer, el 2 de marzo, un conductor de taxi fue asesinado en la colonia Azcona. La víctima era Gerson Alexis Martínez (de 24 años), quien conducía la unidad 0887. El ruletero murió a balazos en horas de la noche cuando regresaba a su vivienda.

El 25 de junio en la calle del bordo de colonia Rodas fue interceptado el taxista Gustavo Castro (de 30). El ahora occiso intentó escapar de sus asesinos quedando su cuerpo a varios metros de la unidad de taxi 0253 que conducía.

El 23 de julio en la calle 8, un sicario acabó con la vida de Marlon Alfredo Cáceres (de 28). El cuerpo quedó frente al volante del taxi 0884. Cinco días después, en la colonia San Judas, murió Carlos Alberto Romero Rodríguez (de 31). El cadáver fue hallado en una calle del sector.

Mientras que el 19 de agosto en el interior del yonker Mejía mataron al taxista Edgardo López. El 24 de agosto murió Modesto Vela (de 49). El homicidio sucedió en el centro de La Ceiba al ser atacado a balazos mientras esperaba la luz verde del semáforo.

La muerte más reciente ocurrió en la comunidad de El Pino, municipio de El Porvenir, Atlántida, el pasado domingo. Ahí murió de varios impactos de bala Joel Castro (de 42), quien conducía el taxi 0941.