Tegucigalpa, Honduras.

Unas 123 mujeres recluidas en la Penitenciaria Nacional Femenil aprovechan su tiempo en prisión estudiando la primaria y secundaria.

Ayer el centro penal celebró la graduación de 70 internas que han logrado terminar sus estudios, por lo que esperan que la Secretaría de Educación les permita terminar un bachillerato en el interior de la cárcel.

Keneth Sabillón, subdirector del Instituto Nacional Penitenciario, dijo que se realizan los trámites para que el próximo año pueda abrirse un bachillerato dentro de la prisión femenina.